El periodista, poeta, narrador y dramaturgo guatemalteco Miguel Ángel Asturias, nació en el año 1899 considerado uno de los protagonistas de la literatura hispanoamericana del siglo XX, además de ser precursor de la renovación de las técnicas narrativas y del realismo mágico.

Posteriormente, sus avances en la literatura hispanoamericana se convertirían en el Boom de los años 60. Con su particular desempeño en la lengua castellana, construyó uno de los mundos verbales más densos, sugerentes y dignos de estudio de las letras hispánicas.

Para comprender la producción de Asturias se debe tomar en cuenta la profunda influencia que tuvo tanto de la cultura maya como de la vida europea. Sus conocimientos acerca de la cultura maya se arraigan en la cosmovisión de un mundo que está asentado en un profundo y auténtico pensamiento mágico y que atrapa en sus relatos.

Por otro lado, influencia del surrealismo, la amistad con Paul Éluard y el contacto con el Ulises de James Joyce marcaron un precedente en su manera de escribir.

Para el historiador guatemalteco, Albízurez Palma, Asturias, como poeta lírico, ha dejado constancia de sus ricas posibilidades en variedad de creaciones, algunas de temas íntimos, otras vinculadas a temas folklóricos, otros políticos, otras con sugestiones mágicas, barrocas y de sorprendente fuerza imaginativa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × tres =