Si intentáramos memorizar el nombre de tantos venezolanos ilustres, seguramente nunca lo lograríamos; pero basados en el viejo adagio de que “una imagen vale más que mil palabras” hoy queremos presentarte este conteo bien especial destacando los escultores venezolanos cuyas obras seguramente habrás visto en distintos lugares.

Alejandro Colina (1901-1976)

Alejandro Colina uno de los máximos exponentes de la escultura monumental venezolana fue el autor, entre otras obras, de la “María Lionza” que forma parte del conjunto de la Ciudad Universitaria de Caracas y que puede apreciarse en la Autopista Francisco Fajardo de la capital.

Francisco Narváez (1905-1982)

Si has ido en algún momento a la Universidad Central de Venezuela en Caracas, seguramente habrás visto parte del trabajo de Francisco Narváez, ya que cuenta en el campus con, al menos, seis obras para admirar y disfrutar. El trabajo de Narváez se caracteriza por un fuerte componente étnico, expresado en un lenguaje propio con reminiscencias negroides e indígenas. Su obra más conocida para los venezolanos: “Las Toninas” en la Plaza Daniel Florencio O’Leary de El Silencio, Caracas.

Alejandro Otero (1921-1990)

Otro de los grandes de la escultura en nuestro país dignamente representado por sus obras en la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Alejandro Otero destacó, no solo como escultor, sino como pintor y uno de los exponentes del arte cinético en nuestro país junto a Carlos Cruz-Diez y Jesús Soto. Una de sus obras más conocidas (porque tiene muchas) seguro tú también la has visto: el “Abra Solar” de Plaza Venezuela, Caracas.

Jesús Soto (1923-2005)

Se ha dicho que el arte de Jesús Soto es inseparable del observador, sólo puede estar completo con la ilusión percibida por la mente como resultado de la observación. El guayanés, ícono del cinetismo en Venezuela y famoso por sus “penetrables” es otro de los escultores más destacados de nuestro país y su obra la puedes encontrar en muchas partes, tanto dentro como fuera del país. La Esfera Caracas, conocida también como la Esfera de Soto y ubicada en la Autopista Francisco Fajardo en Caracas, es solo un ejemplo de su amplia y prolífica obra.

Carlos Medina (1953)

A mediados de 2014, se instaló allí la obra “Lluvia para Caracas» del escultor barquisimetano Carlos Medina. Su trabajo está centrado en la abstracción geométrica y orgánica, pasando de la volumetría a la espacialidad y de lo material a lo esencial.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 − 7 =