Una de las obras de arte más famosas, el Cristo Burlado del pintor primitivo Cenni di Pepo, seguirá en Francia según lo informó el Ministerio de Cultura, tras haber sido cancelado el traslado debido a su origen y su hallazgo.

El pequeño cuadro que fue hallado por casualidad este año en la casa de una anciana que creía que era una obra sin valor alguno y que acabó siendo subastado por 24 millones de euros, estará bajo custodia del Estado francés a fin de adquirirla para su colección pública y exponerla, probablemente, en el museo del Louvre.

“Tras el dictamen de la Comisión de consulta de los tesoros nacionales, el ministro de Cultura firmó una orden rechazando el certificado de exportación en diciembre para este raro panel”, detalló el Ministerio de Cultura. Al mismo tiempo, se le  concedió la condición de “tesoro nacional” por un periodo de 30 meses, tiempo durante el cual el Estado buscará los “fondos necesarios para su adquisición en beneficio de las colecciones nacionales públicas”, con el objetivo final, indicó el ministerio, de que Cristo burlado “pueda reunirse con la Maestà”, la obra del mismo maestro primitivo italiano que se expone en el Louvre.

De esta manera, si al final de este plazo no se logra reunir los fondos necesarios para realizar una oferta que tenga en cuenta los precios del mercado internacional, según estipula la ley sobre el patrimonio, se ha previsto la posibilidad de conciliación para lograr que la obra permanezca en Francia.

Con esta decisión, se frena el traslado del denominado “milagro de Cimabue”, que salió a subasta el pasado octubre con un precio inicial de entre cuatro y seis millones de euros y acabó siendo adquirido por 24 millones, convirtiéndose en la pintura primitiva más cara del mundo vendida en subasta pública.

El Cristo burlado, por el que pujaron museos como el Metropolitan de Nueva York, es un pequeño cuadro pintado alrededor de 1280 sobre madera de álamo de 25,8 por 20,3 centímetros. Formaba parte de una serie de paneles en los que el artista prerrenacentista plasmó escenas de la pasión de Cristo. La pintura “comparte particularidades” con otros paneles conocidos de Cimabue, La flagelación de Cristo (Nueva York, Colección Frick) y La Virgen y el niño, que está en la National Gallery de Londres.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × tres =