Es considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX y su revolucionaria obra artística, que nunca estuvo exenta de polémicas, es el testimonio vivo de su trabajo. Andy Warhol fue pintor, cineasta y también se acercó de cierto modo a la literatura. Muchos consideraron algunas de sus obras como bromas pesadas, piezas que hoy gozan de una sorprendente trascendencia.

Andy Warhol, que cumplió el pasado 22 de febrero 30 años de su muerte, es el único artista de Estados Unidos que cuenta con el museo más grande dedicado a un solo creador. El Museo Andy Warhol se encuentra en Pittsburgh, su ciudad natal, y alberga una importante colección de piezas del artista pop.

Supo mezclar con tino múltiples facetas de la vida cosmopolita norteamericana, sirviendo de conexión entre artistas, figuras de la música y la actuación, modelos, bohemios, personajes urbanos y hasta drogadictos. Muchos ven en Warhol al gurú de la modernidad y su frase: “En el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos”, es tomada como un vaticinio de lo que vivimos en la actualidad, como consecuencia de las comunidades digitales y los reality show.

Su primera exposición individual se produjo en el año 62, marcando de este modo el inicio del pop art en la costa oeste de Norteamérica. Unos meses más tarde debuté en Nueva York, llevando su trabajo a la galería Stable de Eleanor Ward, allí mostró el famoso díptico de Marilyn y sus conocidas Latas de sopa Campbell, además de 100 botellas de Coca Cola y 100 billetes de dólar.

Estas muestras de comienzos de los sesenta, marcarían el inicio de su trepidante carrera artística, legado que hoy por hoy sigue inspirando retrospectivas, análisis y estudios en los grandes museos de arte contemporáneo del mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve + 5 =