En el mundo existen una gran cantidad de paisajes insospechados que son dignos de fotografiar, ofreciéndonos la oportunidad de no solamente tomar una buena foto sino también de disfrutar de un ambiente natural que nos invita al descanso y el placer.

Tal es el caso del Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra, un lugar mágico donde puedes ver una sucursal de la luna en la tierra. Sus colores naturales y formaciones geográficas combinan el agua, la caliza y la arcilla para dar paso a formas realmente espectaculares dignas de admiración.

Los suelos de este paraje natural semidesértico que se extiende por el suroeste de Navarra, se componen de arcillas, yesos y areniscas que han sido erosionados por el agua y el viento, creando formas sorprendentes entre las que destacan los barrancos, las mesetas de estructura tabular y los cerros solitarios, llamados cabezos.

Este lugar maravilloso de 42 mil 500 hectáreas ha sido escenario de películas como Airbag o Acción Mutante, y el mismo cuenta con tres destacadas zonas tales como:

  • El Plano: este sector se caracteriza por las elevaciones de terreno más suaves.
  • La Bardena Blanca: esta es la zona de la fotografía por excelencia. Sus paisajes atraen a muchos. Cuenta con cabezos erosionados, barrancos y un aspecto de película.
  • La Bardena negra: es la parte donde se encuentran los bosques de pino carrasco.

De igual forma, a modo de completar la fotografía que queramos hacer en Las Bardenas, podemos capturar el movimiento o figura de distintos animales que se hallan en este parque natural,  entre los que destacan:

  • Águilas
  • Buitres
  • Búhos
  • Avutardas
  • Zorros
  • Y Gatos monteses

Por Carlos Aguilera Borjas

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × uno =