Desde el año 1979 la novela La historia interminable, llegó a la librerías y desde entonces se ha convertido con el paso de los años en una obra que es referencia universal de la literatura juvenil. Esta obra, que se centra en las aventuras de Bastián Baltasar Bux y el guerrero Atreyu, ha sido interpretada en múltiples formatos.

La historia interminable fue llevada a la gran pantalla en una trilogía de largometrajes, inspiró una serie animada e incluso ha sido motivo para que algunos compositores creen canciones. Cuando los personajes de Michael Ende llegaron al séptimo arte, cada una de las producciones se convirtió en éxitos de taquilla, especialmente por lo innovador de los efectos especiales para la época.

No obstante, y a pesar de los éxitos en taquilla, Michael Ende repudió cada una de estas creaciones, al punto que exigió que su nombre fuese retirado de los títulos de crédito. El autor alemán, creador de novelas como Momo, consideró estas películas unas adaptaciones comerciales y banales.

Michael Ende determinó que La historia interminable era una búsqueda del paraíso a la inversa, y aunque la obra fue catalogada como una historia de aventuras para niños, defendiendo en todo momento el trasfondo metafísico y de crítica oculto en la novela.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

nueve − 4 =