Sabemos que el arte cinético es un movimiento artístico el cuál se desarrolló por primera vez en 1920, y que consiste en que las obras tienen algún movimiento o parecen tenerlo, por lo que suelen interactuar con elementos en el “exteriores” como pueden ser el viento o el agua; algunos tipos de motores; e incluso la luz o el electromagnetismo.

Dentro de esta corriente artística se puede a su vez clasificar en tres tipos de estructuras que se observan dentro del arte cinético, como lo son:

  • Los estables: este tipo de obras tienen un carácter fijo, lo que permite que el espectador pueda rodear la obra y percibir en diferentes ángulos el movimiento.
  • Los móviles: por su parte, las obras móviles producen un movimiento real, y por tanto van cambiando su estructura constantemente. Siendo «heraclitianos», a cada instante nace una obra distinta.
  • Los penetrables: Son obras son ensamblajes en espacios reales y el espectador debe recorrerlas, penetrar en ellas, siendo el espectador el productor de movimiento.

Entre las características del arte cinético se basa en la búsqueda de movimiento, pero también en la mayoría de las obras el movimiento es real, no virtual. Para realizar la obra el artista se plantea y sigue una estructura rigurosamente planificada.

Por lo general, los materiales utilizados para realizar obras cinéticas deben ser fáciles de manipular, de cambiar su forma y que aporten dinamismo. Los más comunes son el acero, el metal o la madera, y son accionadas mediante mecanismos impulsados por agua o por alguna fuerza motriz. Definamos cada uno de estos:

Es uno de los materiales utilizados no solo dentro del arte cinético sino también dentro del arte moderno. El acero normalmente se utiliza para esculturas al aire libre, el cual permite que pueda resistir al paso del tiempo y los constantes cambios de la naturaleza.

El acero también es utilizado dentro de los soportes metálicos que se utilizan en la escultura pintada, los cuales son generalmente de este material que pueden ser aceros al carbono, acero corten, acero galvanizado, aluminio y bronce.

Los más empleados en las esculturas al aire libre son aluminio y acero carbono siempre que vayan a ser cubiertos por capas de pintura. Por eso es importante que lo tengas en cuenta. Este también se emplea en escultura es de tipo laminado. Sigue un proceso que se puede desarrollar en caliente o en frío.

En cuanto a escultura contemporánea, normalmente se emplea un acero en forma de planchas de acero que luego son soldadas.

Este material es considerado un elemento ligero, flexible, moldeable y que presenta una gran resistencia a la tensión, por lo que es ideal al momento de utilizarlo para realizar alguna obra de arte.

Gracias a las vetas y la gran variedad de su textura, este le proporcionan una gran belleza natural y muchos objetos artísticos, decorativos y musicales han surgido del trabajo de artistas, luthiers y artesanos. Mediante instrumentos cortantes y abrasivos la madera va tomando diversas formas, dimensiones y usos.

Hasta la fecha existen miles de instrumentos que se ha inventado desde el comienzo de la historia de la humanidad quedan clasificados en tres tipos fundamentales. En los de viento las notas son emitidas al producirse rápidas vibraciones en la columna de aire que contienen sus tubos.

  • Metal:

Al igual que el acero, el metal es utilizado dentro del arte cinético ya que es un material resistente, que proporciona durabilidad a la obra y es totalmente maleable. Lo que hace que algo básico se pueda convertir en extraordinario.

Tanto el hierro y el acero protagonizan muchas obras de arte y esculturas hoy en día. Algunas se exponen en interior y otras en exterior, pero lo cierto es que es posible encontrar mucha variedad. Con esculturas pequeñas o grandes, de todo tipo.

Fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

8 + quince =