En la localidad de San Baltazar Atlimeyaya, en PueblaMéxico, se encuentra una escultura que representa a un OVNI (Objeto Volador no Identificando), convirtiendo a la localidad en un atractivo turístico para curiosos y ufólogos.

Reportando avistamientos:

A finales de los años 90, los pobladores comenzaron a reportar avistamientos de objetos voladores no identificados, como también luces intermitentes en el cielo. Se podía ver como unas formas extrañas volaban por el cielo nocturno y que por coincidencia se dirigían o perdían en el cráter o cerca del volcán Popocatépetl.

Ante la cantidad de reportes, se generó un gran alboroto por la asistencia de:

  • Turistas.
  • Curiosos.
  • Periodistas locales, nacionales e internacionales.
  • Ufólogos.
  • Visitantes extranjeros y locales.

Cientos de personas, en su mayoría turistas, acampaban en las inmediaciones del cerro, para presenciar el espectáculo nocturno, al final fueron muy pocos los que lograron presenciar algún avistamiento.

Como resultado de toda la atención de estos sucesos, los lugareños e inversionistas de la ciudad de Puebla, vieron toda la situación con mucho potencial y comenzaron a aparecer restaurantes, hoteles, y sobre todo servicios de acampar, junto a guías turísticos que brindaba visitas guiadas a los curiosos.

Hispanoarte El arte de un OVNI 1

OVNI de la Casita Blanca de Atlimeyaya:

En mayo de 2001, las autoridades municipales del Atlixco, solicitaron a las autoridades de la Universidad Autónoma de Puebla la donación de un tanque elevado en desuso, con el fin de realizar una escultura que representara un Objeto Volador no Identificado.

Para esta tarea, se comisionó al escultor chileno Ricardo Vivar, quien utilizó los desechos industriales para la escultura, reflejando la visión de los pobladores que aseguraban haber visto naves extraterrestres sobre la zona.

El OVNI de la Casita Blanca de Atlimeyaya fue inaugurado en julio de 2001, y en lo alto del cerro se puede apreciar la enorme escultura de ocho metros de diámetros y siete metros de altura. Para algunos es de poco atractivo visual, pero permite ver desde su ubicación:

  • Atractivas cascadas.
  • Exuberantes viveros.

Además, se puede apreciar el Punto Muerto Marconi, que se encuentra a solo 300 metros del OVNI. Este lugar captado por videos, muestra charcos de agua y coches que entran en el punto muerto y parecen rodar hacia arriba sobre la cuesta de la carretera, pareciendo que desafían la gravedad.

Hispanoarte El arte de un OVNI 2

Esta ilusión óptica fue descubierta por el ingeniero industrial Norberto Gil Salgado, quien con la ayuda de un altímetro demostró que el punto se ubicaba a 18 grados 57 minutos de latitud norte y a 98 grados 28 minutos de longitud oeste, justo en un tramo de la carretera de dos carriles que va desde Metepec a San Baltazar Atlimeyaya.

Lo que parece ser más bajo que el lado sur que conduce a Metepec, en realidad el lado norte es 80 grados más alto que el sentido hacia el sur, tal como lo midió un altímetro. Estableciendo que dicha ilusión estaba atribuida al magnetismo del lugar y no a otros tipos de fenómenos.

De cualquier manera, el Punto Marconi le suma otro atractivo turístico y muchos más misterios, alrededor del OVNI de la Casita Blanca de Atlimeyaya.

No hay comentarios