“El gran silencio” es una experiencia artística que conjuga
el teatro con artes mediales en un relato de ciencia ficción que expresa la
conexión del universo con la sensibilidad humana. 

En escena confluyen tres historias: un grupo de
extraterrestres tiene como misión secreta adoptar un niño para experienciar la
vida en familia, un grupo de científicas intenta descifrar un mensaje que
recibe desde el espacio exterior y una pareja de viajeros intergalácticos
visita la tierra en distintos momentos de la historia de la humanidad.

 

El montaje, en tono de comedia, abre preguntas en torno a
las relaciones humanas afectadas constantemente por un otro. 

El título, de
hecho, hace referencia a la inmensidad del universo y la esperanza de recibir
alguna respuesta desde el espacio exterior. 

Tras años de investigación científica, la única respuesta
que la humanidad ha recibido sobre la existencia de vida inteligente en otros
planetas es un gran silencio. 

Para el actor Gabriel Cañas, la obra explora cuenta con
un importante ingrediente humorístico que nos define como chilenos: “Tengo
varios personajes, pero el principal es un hombre que es abducido por
extraterrestres y luego tiene un Alien en su cuerpo. 

El trabajo actoral ha sido muy entretenido y desafiante al
tratar de entender cómo es tener un cuerpo dentro de otro. También responder a
la pregunta qué nos hace ser seres humanos. 

Y una de las cosas que nos define es pelar, es decir, hablar
de otros; también la venganza, la justicia y la necesidad de vivir en comunidad
con acuerdos y normas. 

Es una obra muy chistosa y chilena, porque es una
radiografía sobre cómo somos nosotros hoy en día”.

La propuesta une una instalación lumínica del colectivo
artístico Circo Virtual, con el texto dramático “El gran silencio” de la
compañía Terrícola. 

Ambas compañías confluyen y se complementan en su búsqueda
del ser humano, la existencia y el futuro de la humanidad. 

“Hay una gran investigación sobre dispositivos lumínicos,
que resultó en unos espejos curvos de acero. Al proyectar luz y humo sobre
ellos, se genera algo increíble: aparecen figuras. 

Para nosotros es un mundo
que remite mucho al universo, al espacio y a lo desconocido. 

El público se va a sorprender por el espectáculo lumínico,
pero también al darse cuenta qué hacemos como especie, por qué nos importan
ciertas cosas. 

Tiene mucho para deslumbrase visualmente y también para reírse,
pensar y disfrutar”, comenta la actriz y codirectora, Daniela Castillo. 

Las funciones serán del 22 de junio al 9 julio de miércoles a
sábado a las 20:30 horas; los domingos a las 19:00 horas. $7.000 Gral., $5.600
Personas mayores, $3.500 Estudiantes. 

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 × cinco =