La nueva creación de la cineasta Maren Ade cumplió con los pronósticos que se vislumbraron en el Festival Internacional de Cine de Cannes y se convirtió en el largometraje más laureado de la vigésimo novena entrega de los Premios del Cine Europeo.

Toni Erdmann, que competía con Julieta de Pedro AlmodóvarElle de Paul Verhoeven y Yo, Daniel Blake de Ken Loach, se alzó con todos los premios a los que fue nominada, llevando a casa el galardón a Mejor directora, Mejor película, Mejor guión, Mejor actor y Mejor actriz.

Los grandes olvidados en el escenario del Forum Nacional de Música de Breslavia fueron los españoles, que aunque contaban con múltiples nominaciones, no consiguieron ninguna presea, mientras la alabanza de la crítica y de buena parte del público presente, estaba drigida a Toni Erdmann.

Aunque Pedro Almodóvar no pudo llevarse a casa ningún reconocimiento por Julieta, el cineasta español tiene un gran premio de consolación en el MoMA de Nueva York, donde la prestigiosa galería de arte contemporáneo ha dedicado una exposición al creador de grandes piezas del séptimo arte, como ¡Átame!, Todo sobre mi madre y La piel que habito.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 + 18 =