La prestigiosa galería del Museo Chiaramonti estuvo cerrada al público durante siete años, período en el que fue sometida a una restauración integral, y luego de una larga espera, el Braccio Nuovo de los Museos Vaticanos vuelve a estar disponible, a partir del próximo jueves.

Los centenares de visitantes que acuden a las hermosas instalaciones del Vaticano para admirar su valioso legado artístico y arquitectónico, podrán volver a contemplar las antiguas esculturas romanas que decoran este sector de la santa sede, donde además se encuentran una pieza de Augusto di Prima Porta.

Mircol Forti fue la encargada de supervisar de cerca la restauración que está valorada en más de 1,6 millones de euros. La reforma de la galería incluyó sus salas de mármol, los techos abovedados y sus hermosos y valiosos mosaicos romanos. Solo devolver a las esculturas su antiguo esplendor, costó setecientos mil euros.

El Braccio Nuovo fue construido entre los años 1817 y 1822 y es considerado una de las obras maestras de la arquitectura clásica romana. El papa Pío VII fue el que hizo el encargo de esta hermosa galería, para destinar a ella la estatuaria antigua que albergaba El Vaticano en su enorme colección artística.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

siete − 5 =