En Egipto los descubrimientos no cesan. Recientemente un grupo de arqueólogos anunció que habían logrado descifrar el funcionamiento de los sistemas de seguridad que los arquitectos de las grandes pirámides tuvieron que desarrollar en el interior de estos mausoleos para tratar de burlar a los saqueadores de tumbas.

En la Gran Pirámide de Giza se contaba con un sistema de bloques y acanaladuras que permitía anular el acceso a las cámaras funerarias, y aunque algunos creen que de poco valió esta tecnología, puesto que existe constancia de que la edificación fue saqueada, el exministro de antigüedades de Egipto asegura que la verdadera tumba del faraón aún puede estar escondida dentro de la pirámide.

Science Channel, un canal estadounidense, emitió hace poco el documental Unearthed, en el que demuestra la técnica desarrollada por los antiguos ingenieros egipcios para dejar caer pesados bloques de granito en las entradas a las cámaras mortuorias, valiéndose de un sistema de acanaladuras que hacía casi imposible el posterior acceso.

Mark Lenher, un egiptólogo, aclara que aunque era un sistema muy primitivo, se consideraba bastante innovador para la época. En la actualidad, los investigadores emplean escáneres de gran potencia, para tratar de hallar nuevas cámaras ocultas dentro de las pirámides.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × uno =