Aunque no sea común leer que una casa humilde sea acreedora de un premio de arquitectura si es posible que esto suceda, y tal fue el caso de la casa de Delvina Borges, una humilde brasileña de 74 años que logró que su vivienda se alzara con el premio Building of the year.

La casa está ubicada en un barrio humilde de Sao Paulo, y se trata de una construcción que sorprendió a los expertos en diseño y arquitectura por su simpleza, originalidad y tiempo récord de construcción.

Su dueña es una humilde trabajadora doméstica de 74 años que recibió el premio de manos de la prestigiosa casa Archi Daily, quien consideró que la vivienda unió modernidad, comodidad, buen gusto, bajo presupuesto y se construyó en muy poco tiempo.

La propiedad tiene 4,8 metros de frente por 25 de largo, distribuida en 95 metros cuadrados y cuenta con un garaje, una terraza, áreas comunes y una cocina excelente, construida bajo el asesoramiento de un estudio de arquitectos llamado Terra e Tuma.

Dichos asesores fueron contratados por el hijo de Delvina y se comprometieron a desarrollar el proyecto pese a que la dueña no contaba con el dinero suficiente para pagarles, lo que Terra e Tuma aprovechó como una oportunidad para hacerse publicidad.

Hoy por hoy, tanto Delvina como Terra son los suficientemente famosos gracias a la premiación sorpresa que deja ver que no solo las grandes construcciones arquitectónicas tienen un sitial en las premiaciones, las construcciones sencillas también pueden ganarse un galardón.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

13 − cinco =