• Este artículo contiene spoilers del sexto episodio de ‘The Last of Us’ y del videojuego ‘The Last of Us – Parte II’. Continúa leyendo bajo tu responsabilidad.

Semana tras semana ‘The Last of Us’ continúa insistiendo en hacernos llorar a moco tendido y en continuar demostrando que, además de ser una serie magnífica, trata con especial devoción al material original en el que se basa. Con su sexto capítulo ha conseguido lo primero adaptando una de las escenas más intensas del videojuego —»And I sure as Hell ain’t your dad»—, y lo último mirando a su segunda entrega jugable con un par de detalles fantásticos.

Un futuro aliado

Del primero de ellos ya hablamos esta misma tarde, y no es otro que la potencial presencia de Dina, la pareja de Ellie en ‘The Last of Us – Parte II’, durante la escena en la que Joel y Ellie se pegan un festín tras su llegada a Jackson. Pero ‘Familia’ —así se titula el episodio— esconde otro easter egg que conecta con la segunda temporada, que trasladará a la pequeña pantalla la extraordinaria secuela del título de Naughty Dog.

El guiño en cuestión sucede durante el tour por el asentamiento guiado por María y Tommy, en el que Joel y Ellie pasan por los establos. Además de un rebaño de ovejas, las instalaciones de Jackson tienen un buen número de caballos entre los cuales se encuentra un potrillo precioso que llama la atención de la adolescente. Tras preguntar por él, María revela que el animal se llama Shimmer.

En ‘The Last of Us – Parte II’, Shimmer es el caballo personal de Ellie, con el que patrulla Wyoming y con el que, más tarde y junto a Dina, viajará a través del país hasta llegar a Seattle, donde sufrirán un accidente con una mina que dejará a Shimmer herido de muerte. Esperemos que en la segunda temporada del show de Craig Mazin y Neil Druckmann corra mejor suerte, porque nos vamos a quedar sin lágrimas a este paso.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

once − once =