Los seres vivos generamos material orgánico a diario, y muchos de ellos pueden aprovecharse para producir energía renovable

 

DAT.- Hablar de biomasa es hacerlo de una fuente de energía que aprovecha distintos desechos y/o material orgánico generados por los seres vivos para crear un combustible renovable, neutro en cuanto a emisiones de CO2 y muy competitivo.

Explican desde Treseus que la biomasa es una fuente de energía heterogénea que puede aparecer en diversas formas: residuos agrícolas (rastrojos), forestales (limpieza de montes y cuencas de ríos), agroalimentarios (residuos de la industria ganadera o aceite industrial) y la propia materia orgánica que generamos los seres humanos en forma de basura.

También se entiende por biomasa la fracción biodegradable de los productos, residuos y desechos de origen biológico procedentes de actividades agrarias, incluidas las sustancias de origen vegetal y de origen animal, de la silvicultura y de las industrias conexas, incluidas la pesca y la acuicultura, así como la fracción biodegradable de los residuos, incluidos los residuos industriales y municipales de origen biológico.

Contenido

Tipos de biomasa

Podemos clasificar la biomasa en tres grupos principales:

  • Biomasa natural: Es la que se produce en la naturaleza sin que para ello intervenga el ser humano.
  • Biomasa residual: Se trata de los residuos orgánicos producidos a partir de la actividad del hombre. Por ejemplo, los residuos sólidos urbanos o los que proceden de las actividades agrícolas, ganaderas o industriales. Esta, a su vez, puede clasificarse en húmeda o seca.
  • Biomasa producida por cultivos energéticos: Se trata de aquellos cultivos cuyo fin es el aprovechamiento energético y en los que se planta una especie concreta para maximizar la producción de materia viva.

 

LEA TAMBIÉN | Treseus | ¡Entérate! Recursos Naturales: ¿Qué son? ¿Cuántos tipos existen?

 

Ventajas de la biomasa

  • Sostenible, rentable y asequible: La disponibilidad de materias primas es elevada y su uso contribuye al buen aprovechamiento y la conservación de los espacios naturales.
  • Favorece a la economía circular: Transforma sus propios residuos (por ejemplo, mediante el aprovechamiento de las cenizas como fertilizantes agrícolas) y minimiza el impacto ambiental.
  • Impulsa la creación de puestos de trabajo: Es una baza para combatir la pobreza energética en aquellos lugares del mundo donde el coste de los combustibles fósiles consume buena parte de su PIB.
  • Reduce la dependencia de los combustibles fósiles: En sectores donde la descarbonización resulta muy complicada, como el transporte de vehículos pesados o el aéreo.

 

(Con información de Treseus)



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

19 + 6 =