En una carrera contra el tiempo, los responsables del Palacio de Linares hicieron todo lo posible por recuperar una parte de los bienes patrimoniales de esta residencia que fueron anunciados en subasta por la sala Alabarte de Madrid en octubre del año pasado.

La institución madrileña puso en catálogo 189 lotes que pertenecían a la colección procedente del palacio de los marqueses de Linares, muchas de ellas piezas invaluables para las personas que han estado bajo la tutela de esta edificación por años.

El palacio de Linares, que funciona como sede de la Casa de América desde el año 1992, y que se halla bajo la dirección de Santiago Miralles, pudo regresar a su lugar de origen 10 hermosos tapices de un altísimo valor artístico y patrimonial, así como un par de mesas.

Sorprende que los responsables de esta conocida edificación española no pudieran contar con el apoyo de instituciones como el Ayuntamiento de Madrid, por lo que la solución idónea para obtener la cifra que les permitiera entrar en la subasta con el fin de recuperar algunos bienes, surgió del incremento en el alquiler de los espacios para eventos y actividades culturales.

Los tapices que regresaron al palacio de Linares decoraron en alguna oportunidad el antiguo comedor de invierno, hoy en día conocido con el nombre de sala Octavio Paz. Las obras fueron removidas de su lugar original en el año 1902, cuando el palacio quedó deshabitado tras la muerte de los marqueses.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecisiete − trece =