Una serie de directores y orquestas ha demostrado al mundo la gran versatilidad que poseen las piezas de música clásica, versionando algunas de las composiciones más conocidas de la historia de la música orquestal a géneros como la salsa o el bolero.

El cascanueces es muy probablemente uno de los ballets más famosos y conocidos del mundo. Su música estuvo a cargo del compositor ruso Tchaikovsky y poco podrían imaginar, a pesar de que su segundo acto es bastante heterogéneo, que la música de este nativo de Votkinsk podría ser llevado a un género latino, como la salsa.

Sverre Indris Joner fue el encargado de adaptar el Pas de deux del Hada de Azúcar a este género bailable tan popular en el Caribe.

Maurice Ravel, creador de El Bolero de Ravel junto a la bailarina rusa Ida Rubinstein, también ha sido versionado. Gustavo Montesano supo sacar de la pieza del compositor parisino su esencia flamenca para dar nuevos matices de este género español a la pieza, una de las más famosas del siglo XX.

¿Qué pueden tener en común la Cabalgata de las valquirias de Wagner con la cumbia? Pues una adaptación de la agrupación peruana Chicha Libre demuestra que el compositor alemán da para todo, incluso para acompañar las escenas de Apocalypse Now, de Francis Ford Coppola.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 + 7 =