Finalmente el Museo Thyssen ha reivindicado el notable trabajo de Sonia Delaunay en España, presentando para el público ibérico una exposición en solitario de esta multifacética artista que incursionó en sectores como la pintura, el diseño de escenografía y el diseño de modas, entre otros, y que siempre había quedado opacada ante el trabajo de su esposo, Robert Delaunay.

Más de 200 piezas componen la exposición del Thyssen, que sigue los pasos de instituciones en Londres y París que han realizado notables monográficas de esta artista, considerada por algunos críticos como la equivalente femenina de Mariano Fortuny. La muestra del Thyssen, comisariada por Marta Ruiz del Árbol, reivindica el notable trabajo creativo de esta francesa, nacida en Ucrania.

Los Delaunay permanecieron un tiempo en España, tratando de ambientarse a los círculos intelectuales de Madrid sin demasiado éxito, no obstante, una de las cosas que señala Ruiz del Árbol de la estancia de Sonia Delaunay en la nación ibérica es que su contacto con manifestaciones como el flamenco, la hicieron retomar el arte figurativo, que había sustituido por el abstraccionismo en Francia.

Cabe destacar que uno de los períodos creativos de mayor riqueza en el trabajo de Delaunay es cuando se lleva a cabo su segunda etapa en Madrid. Desde el año 1917 a 1921, la experimentación en su pintura fue máxima, llegando a dotar su obra de una enorme vivacidad formal y cromática.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 × uno =