Wifredo Lam, aquel “asombroso pintor negro cubano en el que confluyen las mejores enseñanzas de Picasso con las tradiciones asiáticas y africanas, combinadas de un modo sorprendente y genial”, tomará hasta el 15 de agosto las salas del Museo Reina Sofía de Madrid en una ambiciosa exposición que suma 250 obras.

La galería mostrará al público una antológica montada en coproducción con el Pompidou y la Tate, en cuya escala madrileña otorga especial atención a sus trabajos que realizó en España entre 1923 y 1938.

De aquellos años proceden los primeros cuadros que cuelgan en el recorrido. Fascinado por las maravillas del Prado, Lam realiza majestuosos retratos de sus compañeros y amigos.

La muestra cuenta con el patrocinio de Abertis, y está comisariada por Catherine David, del Pompidou, y Manuel Borja-Villel, director del Reina.

Tras su paso por el museo parisiense y por el centro madrileño, la exposición viajará a la Tate Modern, de Londres, donde se verá del 14 de septiembre próximo al 8 de enero de 2017.

Cabe destacar que este artista cubano tiene una conexión muy fuerte con España, ya que en 1923 fue becado para viajar a España y estudiar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 − tres =