Actualmente hay muchos arquitectos investigando cómo hacer más sostenible la arquitectura y dentro de la arquitectura un papel brillante lo tiene el hormigón.

Un ejemplo de ello lo encontramos en una esquina del centro de Tokio. Allí, en una pequeña parcela que mide solo 66 metros cuadrados, el estudio japonés Atelier Tekuto diseñó una singular casa de hormigón.

Para este proyecto, los arquitectos desarrollaron un hormigón 100% reciclable que, en lugar de arena, contiene shirasu, depósitos de flujo piroclástico de ceniza volcánica que se encuentran en abundancia en el sur de Japón.

Según los arquitectos, “para la arquitectura en un sitio pequeño, el diseño seccional y volumétrico se vuelve muy importante”.

La casa se compone de cuatro plantas que no se distinguen del exterior, una escalera flotante sube en espiral a través de la casa conectando todos los niveles, mientras diversas ventanas geométricas marcan los interiores con una corriente de luz del sol constante.

Igualmente, los arquitectos utilizaron diversos métodos interesantes de diseño en su idea de conseguir tanto riqueza física como ambientes psicológicamente agradables.

Vale destacar que no son los únicos que están experimentando con el hormigón reciclable y, actualmente, hay grandes avances tanto en diversas universidades como el MIT y la universidad de Malasia, tratando de reducir la huella de carbono de este material tan importante y cada vez más duradero.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 × 3 =