Jan De Vliegher, nacido en
1964 en Brujas, Bélgica, vive y trabaja en Brujas. Estudió pintura en el
Instituto Superior de Bellas Artes (Gante). En 1998 debutó en solitario en el
espacio expositivo de la Asociación para el Museo de Arte Contemporáneo de
Gante (BE). Ha exhibido su trabajo a nivel nacional e internacional, incluidas
exposiciones individuales y colectivas en los EE. UU. (Nueva York), Europa
(Bruselas, Venecia, Estocolmo, Berlín, …) y Nueva Zelanda (Auckland). Su
trabajo ha sido exhibido muchas veces en ferias de arte como Art Brussels, Art
Cologne, Art Paris, Art Toronto, Art Fair Tokio, Art Chicago y Art Palm Beach,
entre otras. Las obras de Jan De Vliegher están incluidas en las colecciones
del Parlamento Flamenco de Bruselas (Bélgica), el Museo de Arte Moderno de
Ostende (Bélgica), el Alto Museo de Arte de Atlanta (EE. UU.) y el Museo Ariana
de Ginebra (Suiza), entre otros.

Las obras de Jan De Vliegher
son de carácter realista y se sitúan en el campo figurativo. De Vliegher no
concede importancia al aspecto narrativo o anecdótico sino que busca
constantemente situaciones universales. Los objetos y eventos ordinarios de su
propio entorno se capturan en una película, se reorganizan compositivamente y
se transforman en una imagen pictórica. El color sorprendentemente fuerte le da
a cada obra un atractivo visual especial.

Las pinturas de Jan De
Vliegher se inscriben en la tradición pictórica de los primeros impresionistas
como Edgard Degas y Edouard Manet, quienes, en la búsqueda de soluciones
pictóricas, buscaban también la justa incidencia de la luz y una magistral
sugerencia matérica. De Vliegher desarrolló una letra particular, despreocupada
y con un carácter inacabado que despierta nuestra imaginación. En su trabajo,
Jan De Vliegher busca continuamente experiencias visuales notables que
concentra en torno a un tema en particular. Pintando una y otra vez el mismo
tema, y ​​desarrollándolo en series, quiere seguir el ejemplo de artistas como
Paul Cézanne y captar la realidad como realidad, consciente, como Giorgio
Morandi por ejemplo, de que el mundo perceptible es sujeto al cambio constante.

De Vliegher está
constantemente convirtiendo el mundo físico en uno pictórico. Al igual que el
pintor realista español del siglo XIX Joachim Sorolla, plasma una realidad de
felicidad en el lienzo utilizando colores puros, primarios y frescos sin
mezcla. Desarrolla interpretaciones subjetivas de las observaciones que admira,
con referencias a un sentido romántico de la vida. Sin embargo, se distancia
del romanticismo decimonónico al darles una identidad plástica, puramente
surgida de un deseo e incluso de una necesidad pictórica. Sabe exactamente cómo
delinear un efecto de luz u oscuridad con una técnica de pincel particular, o
cómo sugerir un material específico. La textura espesa de la pintura también le
da un toque sensual.

Fuentes:

https://jandevliegher.be/

https://brandtgallery.com/artists/51-jan-de-vliegher/

https://www.artnet.com/artists/jan-de-vliegher/

Nota: La propiedad intelectual de las imágenes que aparecen en este blog
corresponde a sus autores y a quienes éstos las hayan cedido. El único objetivo
de este sitio es divulgar el conocimiento de estos pintores, a los que admiro,
y que otras personas disfruten contemplando sus obras.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

once − 6 =