Hace unos días os contábamos cómo estuvimos a punto de perdernos a uno de los personajes más icónicos de la ciencia ficción contemporánea por culpa de la razón más absurda: acudir a un casting con una peluca. Esto fue lo que le ocurrió a Patrick Stewart cuando se presentó en los estudios de Paramount para unirse al reparto de ‘Star Trek: La nueva generación‘, en la que terminó embarcándose después de que los ejecutivos viesen su calva en todo su esplendor.

Ni hablar del peluquín

Pero ojo, porque la peluca no fue lo único que estuvo a punto de hacer que nos quedásemos sin el Picard de Sir Patrick. Su fiel amigo Ian McKellen le aconsejó que rechazara participar en la legendaria saga galáctica para quedarse en el teatro; recomendación que estuvo a punto de aceptar pero que terminó descartando en el último momento.

Patrick Stewart en Star Trek

«Cuando le dije que iba a firmar el contrato, casi me lo impidió físicamente. ‘¡No!’ dijo. ‘No, no debes hacer eso. No debes. Tienes demasiado trabajo importante en el teatro. No puedes tirarlo todo para hacer televisión. No puedes. ¡No!’.

Hay pocas personas, especialmente en cuanto a actuación, en cuyo consejo confíe más que en el de Ian. Pero esta vez tuve que decirle que sentía que el teatro volvería a mi vida cuando estuviera listo para ello, mientras que una oferta para el papel principal en una serie de televisión estadounidense podría no volver a presentarse”.

Finalmente los astros se alinearon. Patrick Stewart siguió su instinto y terminó encarnando al legendario capitán estelar y más tarde al superhéroe alopécico más memorable; el profesor Charles Xavier de los X-Men. Por su parte, Ian McKellen también arrasó lejos de las tablas con otro papel memorable para la gran pantalla: el de Gandalf el Blanco en ‘El señor de los anillos’. Stewart y McKellen Amigos, compañeros e iconos pop indiscutibles.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 + 14 =