Ante el todopoderoso fútbol, cualquier cadena hubiera depuesto las armas y tirado por emitir cualquier otra cosa para no hacerle frente, pero Antena 3 sabe el filón que tiene en ‘Mask Singer’: hay algo en los desenmascaramientos por sorpresa, la elucubración en redes y la decepción final que hace del programa una fiesta continua perfecta para los miércoles, el día entre episodios de ‘Supervivientes’ y barbecho general en la televisión lineal. Ayer, otras dos máscaras fueron eliminadas ante el casi infame «¿Pero quiénes son?» de un público demasiado joven.

Pasaron mazza de cosas

El funcionamiento ya le conocéis: seis nuevas máscaras dan pistas sobre sí mismas, los investigadores (Ana Obregón, Mónica Naranjo y Los Javis) intentan adivinar quiénes son y finalmente dos de las seis se quitan el cabezón dejando ver a la persona real que estuvo cantando todo el tiempo. Pero no siempre puede ser tan impactante como Tori Spelling, y la cosa cae por su propio peso causando un «Ah» desanimado de la audiencia en casa.

Mientras que, en la primera ronda, Sirena y Cupcake (apuesta personal: Samantha Hudson) quedaron sin desenmascarar, sí lo hizo Matrioska, que cantó un tema de Ed Sheeran. Los investigadores pensaron que podría ser Karmele Marchante, Tamara Rojo, Xuxa o Alaska, pero pocas veces se les ha ido tanto: era Valeria Mazza, supermodelo que conoces si viviste los 90 y que se convirtió en su día en la primera modelo recibida por el Papa. Bueno, los Papas: Juan Pablo II y Benedicto XVI. Esto no tiene que ver nada con ‘Mask Singer’ pero es un dato increíble.

En la segunda ronda, Banderilla y Gorila (al que están a punto de pillar) se fueron sin quitarse el cabezón, pero a Gnomo, después de perpetrar ‘Clavado en un bar’, no le quedó otra. Y eso que los investigadores apostaron por José María Cano, Jordi Hurtado, Rodolfo Sancho y Fernando Alonso. Nada más lejos de la realidad: era José Ramón de la Morena, mítico periodista del deporte español y al que muchos conoceréis por su alter ego en la fabulosa ‘Reyes de la noche’. Ante este desfile de ídolos noventeros, lo más bonito fue ver cómo en las redes sociales la Gen Z estaba más a cuadros que la Gioconda.

En Espinof | Los 11 mejores realities y talent shows que puedes ver en Netflix

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciseis + 3 =