Como genios incomprendidos, los directores de cine se han convertido en grandes referencias para futuros creadores de películas que se han vuelto en todas unas producciones de culto, tal como ha sucedido con una cinta de Alex Garland, que previo a su retiro del séptimo arte, podemos disfrutar ahora de una cinta que no triunfó en cines, pero que fue un gran parteaguas en el género y que podemos ahora disfrutar gracias a Netflix en México.

Con temas como la inteligencia artificial, la conciencia, la ética de la tecnología y las relaciones entre humanos y máquinas,Ex machina‘ fue aclamada por la crítica por su originalidad, sin embargo, por sus ingresos en taquilla fue considerada como un fracaso en su estreno.

La película nos narra la historia de Caleb (Domhnall Gleeson), un amante de la tecnología y las computadoras que cree que acaba de ganar la oportunidad de pasar una semana con Nathan (Oscar Isaac), su director ejecutivo y, muy posiblemente, el hombre más rico del mundo que debe su fortuna a la creación de un buscador de internet al mero estilo de Google.

Después de llegar en helicóptero al retiro de montaña de Nathan, se informa a Caleb que el «concurso» era una artimaña y estaba diseñado específicamente para buscar al empleado perfecto para el proyecto más nuevo de Nathan, que lo obliga a firmar un acuerdo de confidencialidad que resguarda el mayor avance tecnológico en la historia del hombre: la inteligencia artificial de nombre Ava.

‘Ex Machina’ es, en gran medida, una película de carácter cambiante en la que la belleza representada en el diseño de producción funciona como un artífice más con las que logra transmitir el estado de ánimo y desarrollar un mensaje implícito que termina sorprendiéndonos.

Contenido

La IA como la jaula de cristal en que vivimos

En el desarrollo de la cinta, vemos cómo la decoración del set y de los espacios dan protagonismo a los reflejos (internos y externos) para otorgar un papel importante gracias al diseño de producción futurista de Mark Digby

En el set, nos vemos dentro de una prisión-casa-laboratorio de cristal en la que Nathan captura las motivaciones más internas de sus personajes en los reflejos retorcidos que aparecen en cada superficie, creando así, un reflejo de las concepciones sociales y reduciéndolas a una programación simple a través de una combinación de naturaleza y crianza.

Esta ciencia ficción convierte el búnker modernista de Nathan en una prisión de la que Ava está decidida a escapar. Dado que su emancipación depende de su capacidad para hacerse pasar por humana, Ava ha aprendido malas lecciones de su creador: como el que la humanidad se define por la manipulación y la explotación insensible de los demás. 

‘Ex machina’ es un imponente primer esfuerzo como director de Alex Garland que ofrece un producto perfectamente sintonizado, muy parecido a la mente de su pieza central artificial. 

Con actuaciones sólidas, un diseño de producción exquisito, una cinematografía inquietante y una música vibrante se unen para producir una pieza cinematográfica totalmente original que ahora podemos disfrutar en las pantallas de Netflix para México, y también para España próximamente.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

ocho − cinco =