La Comunidad de Madrid y  el Consejo de Gobierno ha acordado declarar Bien de Interés Cultural (BIC) a la escultura Inmaculada atribuida a Pedro de Mena. Se trata de una de las pocas obras de este autor que se conservan en la ciudad de Madrid.

Dicha pieza es una obra policromada del siglo XVII y perteneciente al Real Monasterio de Carmelitas Descalzas de Santa Teresa. Supone, además, un ejemplo de la evolución del artista desde sus inicios con Alonso Cano hasta la consecución de un estilo propio.

Esta Inmaculada está representada de cuerpo entero, actitud estática y simétrica y con postura de recogimiento con las manos unidas. Precisamente, una de las características que diferencian a Mena, además de su virtuosismo en la talla, es su estilo propio y su expresividad al mostrar el recogimiento.

Con esta obra, Pedro de Mena  tiene un ejemplo de su excelente trabajo y difusión por Castilla. De las más de veinte obras de Mena que hubo en Madrid, esta Inmaculada es una de las pocas que se conservan en la región, habiendo quedado el resto dispersas, desaparecidas o destruidas.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × dos =