El mundo empresarial ya tiene bien conocidos los conceptos de liderazgo democrático, autocrático, transaccional, transformacional o situacional, y por eso ha abierto las puertas a nuevas ideas y alternativas a la hora de guiar a un grupo de trabajadores

DAT.- Hablar de liderazgo es hacerlo de la capacidad que tiene una persona para influir, organizar y motivar a otras a través de acciones que involucren a distintos individuos para así conseguir unos determinados objetivos en común. Hay muchas formas diferentes de liderar y, a la hora de estar a la cabeza de una empresa, lo importante es saber cuál aplicar de acuerdo a las circunstancias.

Explica Bernardo Arosio, director de ATB Constructores, que encontrar qué estilos de liderazgo son más adecuados para cada momento y situación es un factor clave para el éxito de toda empresa.

Hay muchos tipos de liderazgo conocidos, pero a lo largo de los últimos años se han ido incorporando nuevos perfiles de líder.

¿De qué novedades estamos hablando? A continuación las más llamativas y funcionales:

  • Liderazgo Coaching: Este tipo de líder puede reconocer rápidamente las fortalezas, debilidades y motivaciones de los miembros del equipo. Les alentarán a que establezcan metas tipo SMART y proporcionen retroalimentación periódica sobre su desempeño. Se trata de perfiles hábiles para establecer expectativas claras y crear un entorno positivo y motivador en el que trabajar. Es uno de los estilos de liderazgo eficaz, pero a menudo se subutiliza, ya que requiere más tiempo que algunos otros estilos de liderazgo.
  • Liderazgo de Servicio: Pone a las personas en primer lugar. Cree que los miembros del equipo que se sienten realizados personal y profesionalmente serán más eficientes y producirán regularmente un trabajo de calidad. Suele tener un alto nivel de respeto por parte de las personas a las que lideran debido a su enfoque en la satisfacción y la colaboración de los empleados.
  • Liderazgo Burocrático: Un líder de este estilo escuchará las opiniones de los empleados, pero, en última instancia, rechazará todo lo que no siga la política y el procedimiento de la empresa. No se trata de un perfil tan controlador como el líder autocrático, pero los empleados aún pueden sentirse sofocados debido a la falta de libertad, lo que puede perjudicar a la capacidad de innovación y, por lo tanto, no deben usarse en empresas que buscan crecimiento.
  • Liderazgo Laissez-Faire: Es un estilo de liderazgo muy relajado. Casi toda la autoridad se otorga a los empleados. Esta confianza puede empoderar a los trabajadores, pero se debe tener cuidado, ya que se puede abusar de la confianza. Esto llevaría a las personas a no salir de sus zonas de confort y, con ello, a la pérdida de oportunidades.
LEA TAMBIÉN | Bernardo Arosio | ¡Top 8 de mitos sobre el liderazgo!
  • Liderazgo Pionero: Si lo que se busca es obtener resultados rápidos, de todos los estilos de liderazgo, este puede ser el más idóneo por su capacidad de marcar el ritmo. Este tipo de líder se enfoca en el desempeño, establece altos estándares y responsabiliza a los miembros del equipo de alcanzar sus propias metas. Si bien puede ser extremadamente motivador y adecuado en entornos de ritmo rápido, es posible que no funcione para todos, especialmente para los empleados que necesitan coaching y tutoría.
  • Liderazgo Carismático: Se caracteriza por presentar altos niveles de energía, está dispuesto a asumir riesgos y a utilizar estrategias poco habituales para lograr sus objetivos. Pueden ser líderes estimulantes para estar cerca, pero al igual que el líder que marca el ritmo, no son ideales para las personas que necesitan ser guiadas o para quienes prosperan en el establecimiento de objetivos y la retroalimentación.
  • Liderazgo Paternalista: Estos líderes asumen un papel de estilo parental con su equipo, mostrando total preocupación por su bienestar a cambio de total confianza y lealtad. Se espera que los empleados se comprometan totalmente con lo que cree el líder. Esto puede ayudar a crear relaciones laborales muy sólidas; sin embargo, es importante que el líder anime a los empleados a que también se vuelvan independientes y destaquen a su manera.

(Con información de Bernardo Arosio)



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 × tres =