Woody Allen demandó a Amazon Studios por negarse a distribuir su películaA Rainy Day in New York” y por su decisión de abandonar una producción de cuatro filmes.

El director y actor neoyorquino alega que Amazon decidió incumplir el contrato luego de que volvieran a aparecer las acusaciones de abuso sexual por parte de su hija adoptiva, Dylan Farrow.

Allen ha indicado que es inocente y que se siente víctima del movimiento femenino ‘Me Too‘ emprendido por Hollywood.

En la demanda el cineasta reclama una indemnización de 68 millones de dólares y revela que el gigante del comercio electrónico se había comprometido a estrenar la cinta durante al menos 90 días en salas de cine.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 − 14 =