Hace algunas semanas fue confirmado que la tumba del faraón niño Tutankamón alberga dos cámaras secretas más, que no fueron percibidas por Howard Carter cuando descubrió el valioso recinto de descanso eterno de este polémico gobernante egipcio en el año 1922.

Mamdouh El Damaty, ministro de Antigüedades, confirmó a mediados de marzo que el uso de un radar japonés, así como un escáner de luz blanca, le había confirmado a los investigadores la teoría de Nicholas Reeves, que aseguraba que en la tumba de Tutankamón habría al menos una cámara mortuoria más.

Para el deleite de los fanáticos de la egiptología, no sólo hay una cámara más en la suntuosa tumba, hay dos. Un escáner de luz blanca permitió descubrir las delicadas grietas ocultas debajo de los hermosos frescos que decoran las paredes de esta estructura excavada en la tierra.

De acuerdo a la teoría de Nicholas Reeves, una de las cámaras descubiertas podría albergar el sepulcro de la reina Nefertiti. No obstante, se espera que el equipo de National Geographic realice un segundo escaneo para confirmar los objetos que pueden estar dentro del recinto.

El Ministerio de Antigüedades vela por la integridad de los frescos que decoran la tumba, por lo que se evaluará con mucha calma el lugar en el que se practicará una incisión para introducir una cámara que permita echar un vistazo al interior de este nuevo salón, donde, aparentemente, se encuentran almacenados algunos objetos metálicos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 × tres =