Gracias a la publicación del diario El Espectador del pasado 15 de mayo en la que se alertaba sobre el inminente peligro de desaparición de dos joyas de la Arquitectura Moderna en Bogotá, que son los edificios Pan American (hoy Edificio Teusacá) incluido en el Plan Parcial de Renovación Urbana «Centro Empresarial Ecopetrol CEE» y el edificio de la ESSO (hoy Edificio CAR) incluido en el Plan Parcial de Renovación Urbana «CAR-Universidad Libre».

 En ese sentido, se han unido más de 130 arquitectos, profesores, investigadores, historiadores y estudiantes en torno a su defensa, para lo cual se elevó ante la doctora María Claudia López Sorzano, como secretaria de Cultura, Recreación y Deporte, la solicitud de amparo provisional de dichos edificios, porque a pesar de sus valores históricos, constructivos, arquitectónicos y urbanísticos no cuentan en la actualidad con protección patrimonial alguna y se contempla su demolición en ambos planes parciales.

Vale destacar que estos edificios son ejemplares no sólo de la llegada del movimiento moderno al país sino además de la capacidad técnica en apropiación, innovación y adaptación local de tecnologías de construcción, por parte de las firmas de arquitectura, ingeniería y construcción del país durante las décadas de los años 50 y 60.

Del Edificio Pan American es necesario recordar que hace parte clave del legado que nos ha dejado el recientemente fallecido maestro Germán Samper Gnecco, lo que nos motivó aún más en la defensa de la protección de su obra. Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × 1 =