La Galería Gmurzynska presenta una nueva exhibición titulada Judd/Malevich, abierta hasta el 25 de septiembre, en honor a la conexión intelectual que existía entre dos maestros del siglo XX.

Luis Benshimol, miembro de la Junta Directiva de la Fundación Cruz-Diez, reseña que esta selección comprende dos grandes lienzos de Kazimir Malevich del período entre 1915 y 1917, al igual que otros 20 importantes dibujos de diferentes períodos de su obra. También se instalarán 8 trabajos de Donald Judd en laminado y aluminio correspondientes al período entre 1980 y 1990, además de 7 nuevos ejemplares de sus muebles que el artista dejó sin terminar.

Flavin Judd, el curador de la exposición, describe que las similitudes superficiales dentro de las líneas de estos dos artistas están distanciadas, cuando uno entiende las razones detrás de ellos. Para Malevich, la abstracción de la forma y el color fue lo más grande que pudo imaginar, un paraíso de lo infinito, el poder y el espíritu, “el olvidar las figuras es una forma de ir hacia el futuro de la humanidad”, decía. En el caso de Judd, por el contrario, el arte es “retroceder, una radicalización de lo empírico” que lo lleva ir a lo básico, sin infinito, la existencia como es.

Los artistas

Judd y Malevich cambiaron el curso del arte y las bases prácticas e intelectuales de la disciplina artística hasta el día de hoy. Ambos concibieron un completo mundo de creación, recorriendo distintas formas artísticas dentro de lo académico, la escritura, arquitectura, porcelana y diseños de muebles, entre otros campos.

Donald Judd, artista asociado principalmente con el minimalismo, quien comenzó incursionando en el arte escribiendo criticismo para grandes revistas de artes desde 1959 hasta 1965. También fue parte del mundo académico impartiendo clases en importantes academias de arte y reconocido en la Sociedad de John Simon Guggenheim Memorial Fundation en 1968.

Kazimir Malevich fue un pintor ruso y teórico del arte. Fue un pionero en el arte geométrico abstracto e iniciador del movimiento Supremático Avant-Garde. Del Cubismo al Suprematismo fue su manifiesto y que fundó las bases para este movimiento. Su primer “Black Square” fue exhibido en la Galería Tretyakov de Moscú, en la última exhibición futurista de Petrogrado en 1915.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 × cuatro =