Acadèmia 1750 llevó al Auditorio Nacional de Madrid su versión de En honor a Santa Bárbara de José Lidón entre contratiempos, pues la partitura del director de esta agrupación catalana especializada en música histórica, así como el instrumento de uno de los flautistas de la orquesta, fueron robados.

Aaron Zapico, director de esta obra que fue recuperada recientemente del oratorio de José Lidón, tuvo que llevar a cabo la función en el recinto madrileño valiéndose de una partitura adicional, sin todas las anotaciones y apuntes que tenía sobre la original, y el flautista tocó con un instrumento prestado.

Joan Bosch, el gerente y flauta de Acadèmia 1750, perdió su instrumento ahormado desde hace quince años. El robo se produjo en Sevilla, donde les fueron sustraídas las mochilas a ambos músicos, en las que se encontraban todos sus implementos de trabajo.

La agrupación catalana preparó un ciclo de cuatro presentaciones de En honor a Santa Bárbara, llevando la pieza a Sevilla, donde estrenaron esta obra maestra barroca; a la ciudad de Madrid, dentro del ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical; y con conciertos en la Casa del Cordón de Burgos y el Auditorio Príncipe de Asturias en Oviedo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

trece + cinco =