Una escultura del estadounidense Jeff Koons se vendió recientemente por 91,1 millones de dólares, un récord para un artista vivo, en una subasta organizada por Christie’s  que se llevó a cabo en la ciudad de Nueva York.

«Rabbit», una pieza de acero con la forma de un conejo inflable, destronó así a la pintura «Portrait of an Artist (Pool with Two Figures)», del pintor británico David Hockney, que había alcanzado los  90,3 millones dólares a mediados de noviembre.

En ese sentido, la escultura estrella de la venta de primavera de Christie’s fue adquirida por  80 millones, el mismo precio de martillo que el lienzo de Hockney, pero rompió el récord al agregar comisiones y gastos, con un precio final 91,075 millones.

Vale destacar que el conejo forma parte de una serie de tres esculpidos por Koons en 1986, fue comprado por una persona que estaba en la sala, algo inusual en adquisiciones de este valor.

El artista plástico de 64 años recuperó así el récord que ya había ostentado por cinco años, antes de ser batido brevemente por Hockney, con la venta en 2013 de su «Balloon Dog (Orange)» por US$ 58,4 millones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 − catorce =