Una de las cuatro esculturas de querubines dorados que se encontraban entre los escombros de la bóveda de la Catedral de Notre Dame fue encontrado recientemente, según indicó André Finot, responsable de comunicación de la catedral de París que sufrió un grave incendio el pasado mes de abril.

Vale destacar que la escultura se encuentra en buen estado, al menos la cabeza está intacta. Asimismo, se destacó que el hallazgo se hizo entre los escombros de la bóveda y la armadura de madera que quedaron muy dañadas.

Tras el hallazgo de este querubín, aún se espera recuperar otros tres ” ángeles) putti” (dorados que se encontraban alrededor de la clave de la bóveda.

En ese sentido, se resaltó que un robot participa desde hace varias semanas en las tareas de búsqueda y selección de los escombros, que son transportados a una gran carpa blanca instalada en el centro de París.

Estos querubines fueron esculpidos durante la restauración de Notre Dame impulsada entre 1728 y 1729 por el arquitecto francés Germain Boffrand.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro + quince =