El Festival Internacional de cine de Cartagena de Indias (FICCI), el más antiguo que se celebra en Latinoamérica, comenzó su edición 57 con la proyección de El silencio de los fusiles, un documental de la periodista Natalia Orozco que aborda los cuatro años de negociaciones que el gobierno colombiano estableció con las FARC.

Guerrilleros y líderes del gobierno colombiano presenciaron su propia historia proyectada en la pantalla de una sala de cine la noche inaugural del festival cinematográfico de Cartagena, un suceso que hace unos años atrás parecía imposible, y que hoy por hoy es un hecho en la nación neogranadina.

Bolivia se lleva el premio

La producción Viejo Calavera se llevó la India Catalina, el máximo galardón que se entrega en el festival. Su director Kiro Russo obtuvo el reconocimiento como mejor película de ficción, compitiendo con producciones como Adiós entusiasmo, Arabia y El auge del humano, entre otras.

Viejo Calavera ganó el año pasado la Mención Especial del Jurado en la 69 edición del Festival de Cine de Locarno, celebrado en Suizo. También obtuvo un reconocimiento en el Festival Internacional de San Sebastián en España, dentro de la sección Horizontes Latinos.

La película refleja la realidad que aqueja a los trabajadores de las minas de Huanuni en el departamento de Oruro.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × uno =