Cuando se trata de saber cuál ha sido la composición para piano más difícil de ejecutar de toda la historia, hay muchas opiniones. En ciertos casos músicos, directores y compositores coinciden con ciertas creaciones de la música clásica, en otros hay grandes contradicciones.

El inmortal compositor alemán Ludwig von Beethoven se encuentra en la lista con una de sus sonatas tardías, se trata de una pieza conocida con el nombre de Hammerklavier. Esta composición es una de las más largas de este género y su complejidad está marcada por una fuga sorprendente.

Liszt, uno de los más grandes pianistas de la historia, fue el primero en demostrar que esta creación de Beethoven era ejecutable, sin embargo, no deja de ser un desafío enorme para muchos músicos en la actualidad. Uno de los maestros contemporáneos capaz de ejecutarla con una notable precisión es el argentino Barenboim.

Además de Beethoven, creadores como Rachmaninov también han creado piezas clásicas para piano de gran belleza y dificultad técnica. El Concierto para piano nro 3 en Re menor Op. 30 del compositor ruso es una de las pruebas más difíciles para los ejecutantes, y solo más disciplinados y expertos pueden llevarla a cabo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 − 10 =