La industria del entretenimiento deja su huella en todos los que la pisan, y para muchos, esa huella es trágica. El documental ‘Quiet on Set: The Dark Side of Kids TV’ ya está disponible en Max México y con él, la tortuosa historia que investiga el turbulento detrás de las escenas de Nickelodeon durante los 90 y 2000.

El documental, que se estrenará también en España, es una miniserie documental de cinco episodios dirigidos por Mary Robertson y Emma Schwartz, y está basado libremente en un reportaje de investigación realizado por Bussiness Insider. Cuenta con la presencia y declaraciones de un buen número de antiguos actores de Nickelodeon, ex-empleados de la cadena y familiares, y se centra en la figura de Dan Schneider, quien en su momento era el culpable principal de todo lo que se relata.

20 años de silencio

Originalmente el “chico de oro” de Nickelodeon, Dan Schneider fue uno de los productores más valiosos de Nickelodeon durante la década de los 90 y 2000, responsable de la creación de series como ‘Zoey 101’, ‘Drake & Josh’ o ‘The Amanda Show’, y también del casting de algunos de los niños actores más reconocidos de aquel momento.

Entre las acusaciones que se cuentan en el documental están duros relatos de maltrato a los niños en los programas, desde hacerles desagradables pruebas en ‘On Air Dare’ como ser embadurnado en crema de cacahuete y lamido por perros, hasta sexualizarlos dentro de la ficción de sus series, con niños haciendo posturas o gestos sugerentes, y chistes de claro carácter adulto.

La sexualización de los niños actores era tal que se trataba de un secreto a voces dentro de Nickelodeon y causaba un gran conflicto dentro del equipo de la cadena, con algunos miembros verbalizándose sobre ello y Schneider negando las acusaciones mientras otros participaban de buena gana en la creación de estos contenidos. El documental también explora el peligroso entorno laboral más allá de Schneider, lleno de empleados entre los que se encontraban personas con antecedentes sexuales como Brian Peck.

A pesar de que se trata de un documental muy completo sobre el tema, hay un buen número de actores que no quisieron participar por miedo a represalias, demostrando la fuerza de este tipo de figuras incluso años más tarde de que hayan dejado de hacer daño.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

10 − dos =