Tras triunfar en Cannes, por fin se estrena en cines españoles ‘Anatomía de una caída’. Lo nuevo de Justine Triet es una interesantísima película de juicios que mantiene la tensión durante sus más de dos horas de duración.

Anatomía de una relación

Sandra es una escritora alemana que vive junto a su marido y su hijo ciego en una casa en mitad de los Alpes. Cuando su pareja muere en extrañas circunstancias, se inicia un proceso judicial para determinar las causas de su muerte y la posibilidad de que haya sido víctima de un homicidio.

‘Anatomía de una caída’ (‘Anatomie d’une chute’, 2023) es el séptimo largometraje dirigido por Justine Triet (‘El reflejo de Sybil’), coguionizado junto a Arthur Harari (‘Onoda, 10.000 noches en la jungla’). Está protagonizada por Sandra Hüller (‘Toni Erdmann’) y Antoine Reinartz (‘120 pulsaciones por minuto’). Sin olvidarnos de Messi (¡el perro!), la verdadera estrella de la función.

Tras alzarse en el pasado Festival de Cannes con la Palma de oro a la mejor película, y proyectarse en certámenes como el Festival de San Sebastián o la Mostra de Valencia, por fin llegó a las carteleras españolas el pasado martes, aprovechando la semana de festivos.

El título de la cinta recuerda de buenas a primeras a ‘Anatomía de un asesinato’ de Otto Preminger y no es casualidad: si bien son películas muy diferentes, ambas parten de una premisa en la que no sabemos si el personaje acusado es culpable del delito o no.

Eso nos coloca como espectadores en un lugar muy peculiar porque, pese a que tenemos acceso a escenas dentro de la intimidad de esos personajes (conversaciones entre la protagonista y su hijo, entre ella y su abogado, etc), no deja de ser una visión sesgada del caso.

Mientras asistimos a sus 2 horas y media de metraje, en cierto modo nos convertimos nosotros mismos en una suerte de jurado popular, y desarrollamos nuestro propio veredicto en base a lo que vamos viendo.

Anatomia De Una Caida

Desde luego, no es una historia que nos ponga las cosas fáciles en ese sentido. La situación y los personajes son muy ambiguos, y cada nueva información nos va dando más pistas para perfilar cómo era esa relación y plantear la cuestión de hasta qué punto las aristas de la misma son o no una prueba de culpabilidad.

La película nos hace partícipes pero no para que resolvamos el misterio, sino para ver las grietas de nuestras conjeturas y darnos cuenta de que cómo es casi inevitable caer en prejuicios e ideas preconcebidas.

Esa forma de alterar el estatus habitual del espectador, ya que de normal no solo tenemos toda la información sino que tendemos a empatizar y no desconfiar del protagonista por el simple hecho de serlo, plantea una inversión de roles más que interesante y nos lleva exactamente por el camino que la directora quiere.

Y es que no es tan importante el veredicto final del jurado sino el de los allegados de Sandra. Cada uno tiene su propia versión en la cabeza de lo que sucedió pero ¿a qué conclusión llegan las personas cuya opinión es de verdad importante para ella y por qué?

No quiero desvelaros mucho más, así que terminaré remarcando que ‘Anatomía de una caída’ es una de las películas más interesantes del año. Pese a su extensa duración, consigue enganchar con su retrato psicológico de la protagonista, lleno de ambigüedades que nos llevan inevitablemente a ponernos en el rol de jueces, tarde o temprano.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecisiete − 2 =