Corren tiempos convulsos en la Meca del cine. Desde que dimos por finalizada la pandemia que puso patas arriba Hollywood, parece que el status quo ha ido cambiando progresivamente hasta el punto de hacer que el modelo de negocio basado en las grandes franquicias y en la explotación incesante de propiedades intelectuales empiece a hacer aguas; y para muestra no tenemos más que echar un vistazo al decepcionante 2023 de Walt Disney Studios.

Edgar Wright no está Wrong

Con este panorama, son muchos los profesionales de la industria que han centrados sus puntos de mira sobre las franquicias y el modo en que se han ido deshinchando hasta niveles insospechados. Uno de ellos ha sido Edgar Wright, que acaba de estrenar como productor ejecutivo la genial ‘Scott Pilgrim da el salto’ en Netflix, y que habló sobre los problemas de las IP en el podcast Happy Sad Confused.

«Uno de los problemas con las franquicias cinematográficas es que, a veces, cuando anuncian grandes cantidades de películas y series de televisión, y no estoy mencionando nombres ni nada, […] hay peligro de matar a la gallina de los huevos de oro. Es algo raro: si pudiera volver a cuando era un joven cinéfilo, y acababa de disfrutar de una película, si la gente me dijese, ‘Adivina qué, habrá una cada tres años durante el resto de tu vida’, yo diría, ‘¿En serio?’ Eso es lo que me entristece, la falta de inversión en nuevas películas.

Desearía que algunas franquicias tuvieran el sentido común de tomarse un respiro y dejar que la gente se emocione de nuevo. Siento que hay ciertas cosas que me encantaron que no quiero volver a ver, o no quiero verlas de nuevo durante mucho tiempo. Y de nuevo, no voy a criticar nada concreto porque siempre se usa para escribir titulares».

No obstante, para Wright hay una gran excepción a la norma, y esa es la saga de James Bond y el modo en que los Broccoli están gestionando las aventuras de 007.

«Son bastante inteligentes, de hecho, porque están dispuestos a hacer una pausa para crear expectación. Ellos son la excepción. Son lo suficientemente inteligentes como para frenar y construir anticipación para que estés emocionado por la próxima. Desearía que algunas películas y series entendieran que está bien tomarse un descanso y crear anticipación».

Wright

Para el cineasta británico, director de la Trilogía del Cornetto o ‘Baby Driver‘, una de las mayores lacras de los grandes estudios radica en su obsesión por los planes a largo plazo con su fondo de armario de propiedades intelectuales.

«Eso es lo que me desconcierta. Cada vez que alguien llega a un estudio y asume el control, te conviertes en el conserje de toda la propiedad intelectual. Entonces, si alguien asume el control de Warner Bros., alguien hará la pregunta, ‘¿Qué estamos haciendo con Scooby-Doo?’. Es pensar en, ‘Estas son las licencias que tenemos. ¿Qué estamos haciendo con Scooby-Doo en este momento?’ Eso es básicamente lo que sucede».

Ni un pero a lo expuesto por el bueno de Edgar.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 × 2 =