Los edificios representan una parte significativa del consumo energético mundial. Como ya hemos apuntado en otras publicaciones, el sector de la construcción es uno de los grandes responsables de la huella ambiental europea. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), los edificios residenciales representan aproximadamente el 40% del consumo energético total en Europa. Además, se estima que alrededor del 75% de los edificios existentes en la Unión Europea son energéticamente ineficientes, lo que implica un derroche de recursos y un aumento de las emisiones contaminantes. 

Por este motivo, la optimización de los recursos energéticos de las construcciones es una medida que puede ser muy significativa para un menor impacto de los edificios y la reducción de emisiones. En este artículo, profundizaremos en el concepto de rehabilitación energética, una práctica cada vez más común gracias a la promoción y ayudas destinadas para ello desde las instituciones internacionales.

En qué consiste la rehabilitación energética de un edificio

La rehabilitación energética de los edificios es un conjunto de intervenciones diseñadas para mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad de las construcciones existentes, reduciendo el consumo de energía y las emisiones de carbono asociadas a su funcionamiento.

Entre las intervenciones que se pueden hacer para mejorar la eficiencia, las más comunes son:

  • Mejorar el aislamiento y la hermeticidad de la fachada y la cubierta, el estado de conservación y la accesibilidad del inmueble.
  • Renovar las ventanas para mejorar el aislamiento térmico y así reducir el uso de la calefacción.
  • Incorporar persianas, toldos o filtros solares, entre otros, para reducir la demanda de refrigeración en verano.
  • Optimizar el aprovechamiento de la iluminación natural.
  • Minimizar los puentes térmicos, que son áreas donde la continuidad del aislamiento térmico se interrumpe, lo cual puede causar pérdidas significativas de energía.
  • Incorporar sistemas de autoconsumo fotovoltaico para generar, almacenar y compartir electricidad.
  • Incorporar sistemas térmicos con energías renovables como la biomasa o la geotermia.
  • Mejorar el aislamiento acústico de la vivienda para disminuir la contaminación acústica del exterior.

Además de contribuir a reducir el consumo energético y, en consecuencia, rebajar la factura de la luz y contribuir al menor impacto en el medio ambiente, una rehabilitación energética tiene más beneficios asociados como:

  • Aumento del confort gracias al aislamiento, que favorece temperaturas estables agradables y la reducción del ruido.
  • Resolución de los posibles problemas de humedades y corrientes de aire.
  • Revalorización de los edificios.

Ayudas para la rehabilitación energética

Con el objetivo de cumplir los Estándares Mínimos de Eficiencia Energética para alcanzar el 100% de edificios de cero emisiones en 2050, tanto a nivel europeo como español se han implementado una serie de ayudas y programas para fomentar y facilitar la ejecución de proyectos de rehabilitación energética.

Estas son algunas de las principales ayudas:

Ayudas en Europa:

  • Fondo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea (NextGenerationEU): Este fondo, concebido para impulsar la recuperación económica después de la pandemia, con el propósito de conseguir una Europa más ecológica, digital y resiliente, ha destinado una parte significativa de sus recursos, que ascienden en total a más de 800 millones de euros, a proyectos de rehabilitación energética. Así, los países de la UE pueden solicitar financiamiento para mejorar la eficiencia energética de sus edificios, lo que incluye medidas de aislamiento térmico, instalación de sistemas de energía renovable y modernización de sistemas de calefacción y refrigeración.
  • Programa Horizonte Europa 2023-2024: A través de este programa de investigación e innovación de la UE, cuyo objetivo es que los investigadores europeos puedan buscar soluciones innovadoras a los desafíos energéticos, medioambientales, digitales y geopolíticos, se financian proyectos que promueven la eficiencia energética y la sostenibilidad en edificios. Estos pueden incluir el desarrollo de tecnologías energéticas más eficientes y sostenibles, nuevas soluciones de construcción y estrategias de renovación.

Ayudas en España:

  • Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: El programa de rehabilitación residencial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) del Gobierno de España, dotado con 3.420 millones de euros de los fondos NextGenerationEU, persigue financiar actuaciones de renovación y mejora acreditada de la eficiencia energética de edificios residenciales y viviendas.

A través de esta web habilitada por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se puede consultar la información necesaria para saber en qué consiste el programa, cómo solicitar las subvenciones y resolver las dudas que puedan surgir, con la ayuda de las oficinas de rehabilitación de cada comunidad autónoma, los técnicos y los agentes rehabilitadores.

  • Programa PREE (Programa de Rehabilitación Energética de Edificios): Este programa, gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), proporciona ayudas económicas a propietarios, comunidades de vecinos y empresas para llevar a cabo proyectos de rehabilitación energética. Este plan presta especial atención a la concesión de ayudas para llevar a cabo actuaciones de rehabilitación en aquellos edificios que acogen a colectivos vulnerables y afectados por Pobreza Energética y a hogares que pertenecen a municipios del Reto Demográfico.
  • Programa de Ayudas del Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE): También el IDAE gestiona el Fondo Nacional de Eficiencia Energética un conjunto de medidas urgentes recogidas en la Ley 18/2014 con el objetivo de estimular el interés en las energías renovables, incrementar la eficiencia energética y contribuir al ahorro en los sectores consumidores de energía.

Las aportaciones al FNEE las deben realizar todas las entidades que responden a un sector regulado, como por ejemplo el sector eléctrico. Desde el 2017, se han destinado más de 260 millones de euros en ayudas del fondo para favorecer la eficiencia energética, de los cuales la mayoría se destinó al programa PREE.

Cartagena50: premio a la rehabilitación energética en Madrid

En pleno centro de Madrid, el edificio residencial Cartagena50 es considerado por algunos como todo un faro de la sostenibilidad en nuestro país gracias a un exitoso plan de rehabilitación energética, que le ha valido el reconocimiento con el “Premio Edifica al Mejor Proyecto de Rehabilitación Integral Energética Retrofit”, organizado por el Consorcio Passivhaus y la Universidad de Pamplona.

El proyecto, liderado por Díaz Rojo Arquitectos, con la colaboración de la constructora PAEE Construcción Passivhaus-ECCN y bajo la propiedad de COMAMSA, ha rehabilitado un edificio de 1972 para convertirlo en 21 viviendas de alta eficiencia energética, junto con una oficina, 20 trasteros y 24 plazas de aparcamiento. Mediante la utilización de fábrica de ladrillo tosco, aislamiento de lana de roca y un diseño que minimiza los puentes térmicos, se ha conseguido reducir su consumo energético hasta un 90% en comparación con un edificio convencional.

Complejo residencial Cartagena50. Imagen: Comamsa

Además, se ha trabajado para conseguir una hermeticidad y un sistema de renovación de aire de la más alta calidad, cumpliendo con los exigentes requisitos del estándar EnerPHit. De hecho, el edificio está en proceso de obtener esta certificación, distintivo otorgado por el instituto alemán de Passivhaus.

Sin duda, no solo es importante que los edificios de nueva construcción sean sostenibles, sino que debemos poner la atención en la renovación de los ya existentes, causantes de gran parte de nuestra huella de carbono. Citando a nuestro último entrevistado, el arquitecto Sergio Sebastián: “Frente a la arquitectura exclusivamente “ex novo”, el contexto actual nos reclama, pero también nos brinda, la oportunidad de dar una nueva vida a los edificios, de actualizarlos, transformarlos o restaurarlos.” Y para que estos proyectos sean sostenibles, el proceso pasa necesariamente por la rehabilitación energética.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × 4 =