Francisco Melo, Daniela Lhorente, Annie Murath y
Gabriel Cañas estarán a partir de este 2 de noviembre en la Sala Antonio Varas
con su nueva producción Alma 50. 

Una cantanta que busca relevar la imagen del
dramaturgo chileno Juan Radrigán y conmemorar los 50 años del Golpe de Estado
en nuestro país.

Las funciones serán del 2 al 10 de noviembre, los miércoles
a viernes a las 20.00 horas. El valor de las entradas es de $
7.000 general, $5.000 adultos mayores y estudiantes*
más cargo por servicio.

*Valor especial de $3.000 para estudiantes de la
Universidad de Chile presentando acreditación en la boletería del teatro de
forma presencial (Morandé #25).

La creación está inspirada en diversos personajes del
escritor chileno que se reúnen en la oficina de quejas del purgatorio para
reclamar por el arrebato de sus derechos hace 50 años, así, cada Alma llega con
la necesidad imperiosa de recuperar el amor; es desde esas quejas, sus
desgarros y emociones que nacen las canciones compuestas por Ángela Acuña.

Este relato teatral y sonoro cuenta con la dirección
de Gonzalo Pinto y la participación de Francisco Melo, Annie Murath, Daniela
Lhorente y Gabriel Cañas quienes serán acompañados por un cuarteto de cuerdas,
percusión y un coro de otras tantas almas que hacen de este espectáculo, un
viaje a las profundidades de nuestro país.

Según Gonzalo Pinto, director de esta obra, se trata
de un concierto que busca en la belleza la memoria de un país para seguir
avanzando en la reconciliación.

“La decisión de musicalizar la dramaturgia de Juan
Radrigán es porque la música que hemos empezado a trabajar con Ángela Acuña
enaltece y potencia el carácter político y social y especialmente filosófico
que tiene sus textos”, comenta.

La idea nace de un diálogo y una búsqueda de un
lenguaje para poder tocar el alma de las y los espectadores, la música tiene
esa capacidad de hacer vibrar el alma, agrega Pinto.

Sobre los desafíos que implica llevar a cabo la coordinación
y dirección de una cantata el director comenta que “el mayor reto es unir el
coro, la música con la historia política, porque la cantata es la voz cantada
de un pueblo, una sociedad que tienen inquietudes sociales, en este caso un
pueblo al que le arrebataron su vida cotidiana y que quedaron determinadas a
deambular por un limbo y la obra busca transmitir la voz de una humanidad
desmembrada” puntualiza.

Alma 50 trae de vuelta al TNCH a Francisco Melo y
Annie Murath quienes partieron su carrera juntos, como compañeros de
universidad en 1991 y luego como intérpretes en el clásico del teatro alemán Marat
Sade que se montó en la sala Antonio Varas logrando una temporada completa de
más de dos meses de duración.
 

Cabe destacar que Francisco Melo participó en las
obras Comedia Española, Galileo, Roberto Zucco y Tartufo obras que lo llevaron
luego a iniciar su carrera en la televisión y el cine hasta el día de hoy
siendo reconocido como uno de los principales actores de la escena nacional.

Esta producción además cuenta con los reconocidos
actores Gabriel Caña y Daniela Lhorente quienes fueron guiados musicalmente por
la reconocida compositora, licenciada en música e intérprete Ángela Acuña quien
ha participado en diferentes montajes de la mano de Andrés Pérez, María
izquierdo, Francisca Bernardi, Ana Harcha, Horacio Videla, en Chile y el extranjero
(España, Argentina, Francia, Alemania). Destaca su participación como
compositora para el cine con el cortometraje “Bestia”.

Un concierto que busca la belleza de la memoria de un
país. 

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

catorce + 9 =