El escritor e ilustrador alemán Wolf Erlbruch consiguió el Premio de Literatura Astrid Lindgren (ALMA) uno de los galardones dedicados a la literatura infantil y juvenil más reconocidas de la actualidad. El autor, que se caracteriza por manejar con inteligencia y gran sentido del humor temas existenciales, sucede a la estadounidense-británica Meg Rosoff.

Wolf Erlbruch ha escrito hasta el momento al menos una docena de obras infantiles, mientras que como ilustrador ha tenido la oportunidad de acompañar con sus dibujos unas cincuenta ediciones, aproximadamente, pertenecientes a otros escritores.

Entre los argumentos que presentó el comité evaluador de la institución sueca para apelar por Erlbruch se encuentra su humor y calidez, vinculados además con una filosofía humanista, y cómo es capaz de hacer del arte del dibujo un nuevo lenguaje que acompaña a sus historias, abriendo nuevas ventanas creativas.

El premio Astrid Lindgren fue creado en honor a la escritora sueca que creó al entrañable personaje Pippi Calzaslargas, una figura emblemática de la literatura infantil y juvenil universal. El objeto de este reconocimiento es aumentar el interés por este género literario, así como fomentar el derecho de los niños a la cultura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Diez − siete =