También conocido como el Castillo del Cuervo por su color negro, el Castillo de Matsumoto es considerado uno de los grandes tesoros nacionales de la nación asiática, caracterizado por su hermosa estructura, que conserva intacta su torre principal, edificada en el año 1504, con sus interiores de madera y el recubrimiento exterior en piedra.

A diferencia de otros castillos de japón, el Castillo de Matsumoto sobrevivió a los ataques de la Segunda Guerra Mundial, pero también continúa en pie luego de haber sido afectado por terremotos y de casi ser demolido como parte de los programas de restauración de Meiji. Por fortuna su estructura se conserva intachable y sigue siendo una joya de la arquitectura oriental.

Otro de los grandes castillos de Japón es el de Kumamoto, uno de los más grandes y mejor fortificados de la nación oriental, edificado en el año 1467 por obra del diseñador y señor feudal Takatora Todo. Por desgracia, la estructura sufrió muchos daños causados por los incendios de la rebelión de Satsuma.

El castillo se encuentra en proceso de restauración debido a los daños sufridos por los terremotos que azotaron la zona de Kumamoto durante el año 2016. El área principal de la estructura fue reconstruida en hormigón, pero ni siquiera el uso de este material pudo impedir que los movimientos telúricos causaran enormes daños.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 + 12 =