Will Smith, actor nacido en Filadelfia (Estados Unidos) un 25 de septiembre de 1968, se ha convertido por derecho propio en una de las estrellas de cine más grandes en la historia reciente de la industria. Sus decenas de películas le avalan, así como también su legión de seguidores alrededor del planeta.

Interesante es que el histrión de 48 años de edad no comenzó en el mundo artístico precisamente en pantalla. Lo hizo en las tarimas, siendo un joven y modestamente exitoso rapero conocido como The Fresh Prince por allá por los 80. La fama real le llegó cuando dio el salto a la televisión como protagonista de la icónica serie El Príncipe del Rap a principios de los 90. A partir de entonces, Will Smith sería una fuerza imparable.

Nunca abandonó la música, por supuesto, y mucho menos la actuación. Todo lo contrario: Dio el salto a la gran pantalla y se creó un legado digno de los más grandes. Al acercarse el nuevo milenio, e incluso después, especialistas cinematográficos comenzaron a considerar a Will Smith como el rey de la taquilla, y una apuesta segura de los estudios a la hora de buscar ganancias. Sencillamente, el público amaba (y aun lo hace) a Smith.

El público, sí, en un nivel de adoración que no siempre ha sido compartido por los críticos. Mucho del trabajo de Will Smith se basa en grandes producciones palomiteras, de esas que llenan las salas de cine. Sin embargo, y acá está el gran truco y maestría de Smith, ha sido capaz de realmente destacar en cuanto a interpretación en algunos de sus largometrajes.

Y en HispanoArte, donde abarcamos todo, seleccionamos una pequeña muestra de 5 películas de Will Smith que dicen mucho de lo que ha sido su brillante carrera. Desde las aclamadas por la crítica, hasta las que explotaron la taquilla mundial:

BAD BOYS (Michael Bay – 1995)

Esta cinta de acción policíaca representó el primer gran exitazo comercial de Will Smith, generando más de 141 millones de dólares en taquilla. Sin embargo, y acá coinciden todos los especialistas, hay algo que destaca por encima del dinero recaudado en este largometraje: Esa escena, la de la persecución, con un plano en cámara lenta, fue la convirtió a Smith en estrella de cine.

ALÍ (Michael Mann – 2001)

A principios de siglo, Will ya tenía en su hoja de vida un buen número de éxitos taquilleros como Independence Day o Men In Black, pero faltaba algo: La aprobación total de la crítica como un actor de carácter… Y eso llegó en 2001 con el biopic sobre la vida del legendario boxeador Muhammad Ali. Tan buena fue la cinta y tan buena su interpretación, que Smith recibió su primera nominación como Mejor Actor a los Premios Óscar.

THE PURSUIT OF HAPPYNESS (Gabriele Muccino – 2006)

Después de Alí, Will Smith siguió dominando la taquilla con películas como I, Robot y Hitch. No obstante, otra oportunidad de oro para demostrar sus dotes actorales apareció con esta hermosa e inspiradora cinta basada en hechos reales. Su desgarrador rol como Chris Gardner, un inteligente pero desempleado hombre que logra superar todos los obstáculos, le valió una segunda nominación como Mejor Actor en los Premios Óscar, amén de un éxito rotundo en taquilla.

I AM LEGEND (Francis Lawrence – 2007)

Y hablando de combinación perfecta entre crítica y público, esta película de temática zombie y post-apocalíptica. Una gran adaptación de la novela del mismo nombre de 1954, escrita por Richard Matheson, en la que Will Smith carga con todo el peso de la cinta al ser, básicamente, el único ser humano que aparece en pantalla. Lo dicho, la crítica adoró esta producción (y la actuación de Smith), y el público respondió (más de 585 millones recaudados).

SUICIDE SQUAD (David Ayer – 2016)

Era cuestión de tiempo que un gran actor como Will Smith se involucrara en la tendencia de los superhéroes (amén de la recaudadora y buena de Hancock, ojo). En esta película del DC Extended Universe, el actor se metió en la piel del ‘villano’ Deadshot, e integra un elenco de figuras en el que él es la máxima estrella. Si bien es cierto que Suicide Squad no contó con la benevolencia de los especialistas, la taquilla respondió con más de 745 millones de dólares en recaudación.

Quedó demostrado con Suicide Squad que la estela victoriosa de Will Smith está lejos de apagarse. En realidad es lo opuesto: Sigue siendo capaz de levantar interés en los espectadores y, finalmente, sus roles en películas como Concussion (2015) y Collateral Beauty (2016) le han hecho un tema recurrente al momento de hablar de premios y reconocimientos… Por cómo ha sido su carrera, sobra decir que ya va siendo hora que Will Smith logre alzar la famosa estatuilla dorada de la Academia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × 1 =