Vincent Van Gogh, conocido como el principal exponentes del postimpresionismo, nació en el municipio Zundert de la provincia de Brabante, al sur de los Países Bajos, el 30 de marzo de 1853 y murió en una comunidad francesa llamada Auvers-sur-Oise el 29 de julio de 1890.

Realizó más de 900 cuadros, entre ellos 43 autorretratos y 148 acuarelas, además de 1600 dibujos. Desde muy pequeño se vio influenciado por el arte, no obstante, en el transcurso de su adolescencia se convirtió en pastor protestante y no fue sino a sus 26 años cuando decidió marcharse como misionero a una región minera de Bélgica.

La noche estrellada” fue una obra imprescindible elaborada por el pintor holandés en 1889 y según algunos expertos para ese momento el artista estaba pasando por uno de los procesos más complicados y conocidos de su vida, se estaba recuperando de sus ataques epilépticos.

La calidad de cada una de las obras de Van Gogh fue reconocida solo después de su muerte, en una exposición retrospectiva en 1890. La esencia de este artista influenció mucho el arte del siglo XX, artistas del expresionismo alemán como Matisse, Derain, Vlaminck y Kees Van Dongen lograron entender el estilo de Van Gogh y su abstracta manera de ver el arte reflejado en el lienzo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

nueve + 18 =