En diciembre del 2002 fueron robadas del Museo Van Gogh de Ámsterdam dos pinturas: La iglesia protestante de Noenen y La playa de Scheveningen al desatarse la tormenta, piezas que fueron recuperadas en septiembre del 2014 y que se expondrán en el Museo de Capodimonte por algunos días, antes de que emprendan su viaje de regreso a Holanda.

Las piezas estaban en manos de un conocido capo de la mafia italiana y fueron recuperadas en un local de Castellammare di Stabia, cerca de la ciudad de Nápoles. La exposición, que se lleva a cabo desde el 07 hasta el 26 de febrero en un museo napolitano fue organizada por el ministerio de Bienes y de las Actividades Culturales y del Turismo, financiada por Campania.

En La iglesia protestante de Noenen podemos ver parte de la historia de Van Gogh. El pintor expresionista representa en esta obra a los feligreses de la comunidad en la que el padre del artista ejerció como pastor durante años. La playa de Scheveningen es una obra de pequeñas proporciones que refleja una escena del litoral próximo a La Haya.

Reconocido en la actualidad como uno de los pintores más cotizados del mundo, Vincent Van Gogh se caracterizó por el inquietante frenesí que profesó hacia el arte, llegando a desarrollar en cortos períodos de tiempo numerosos bocetos y cuadros. En vida el pintor fue miserable, y no conoció la fama sino hasta después de su fallecimiento, a causa de un suicidio con una escopeta.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × tres =