Un boceto del martirio de San Sebastián perteneciente al autor renacentista fue encontrado el pasado mes de diciembre por una familia francesa. El dibujo, cuya genuinidad fue comprobada por expertos, está valorado en 15 millones de euros, y el Estado galo deberá pagar a la familia esta cifra, si quiere quedarse con la obra.

Para evitar que la pieza se pusiera a la venta a coleccionistas privados, Francia declaró Tesoro Nacional este dibujo, y tiene un plazo de dos años y medio para pagar a la familia que lo conserva la cifra tasada por los expertos.

El dibujo de Da Vinci se encuentra depositado en la casa de subastas francesa Tajan. El propietario, un médico francés, se presentó ante esta institución con una carpeta llena de dibujos heredada de su padre, un hombre que se caracterizó por ser un coleccionista aficionado de libros.

El martirio de San Sebastián llamó la atención de la casa Tajan y fue sometido a la verificación del experto en dibujos Patrick de Bayser, quien no tardó en identificar los característicos trazos de Leonardo Da Vinci.

Debido a que la relevancia de la obra merecía una revisión mucho más acreditada, los especialistas de la casa Tajan pidieron la opinión de Carmen C. Bambach, la mayor autoridad sobre dibujos de esta época, que además trabaja como conservadora del Museo de Arte Metropolitano de Nueva York (MET).

Bambach notó que al reverso del dibujo había señas de sobra para corroborar la autoría de Da Vinci: esquemas científicos y su característica escritura de derecha a izquierda, que solo puede ser leída a través de un espejo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno + doce =