«Toda enfermedad es un amor metamorfoseado», así lo apunta en su largo libro Tomas Man. Quizás es esto y no mucho más el resumen de la vida de Camille Claudel. Conoceremos aquí algunas facetas de su vida y nos acercaremos a El Gran Vals quizás para mirar aquello que la misma artista no quiso hacer: su vida.

Nacida en 1864 en una provincia de Francia, desde muy joven estuvo esculpiendo a miembros de su familia.

En 1883 se encuentra por primera vez con Auguste Rodin y desde ese año comienza a trabajar en su taller como asistente. Desde esta época hasta casi su muerte en un psiquiátrico, este hombre sería el amor y la obsesión de esta artista.

Para muchos Camille Claudel fue considerada una gran artista pero como Simone de Beauvior diría «fue un segundo sexo» desplazado y fue muy tarde cuando se le reconoció su riqueza artística.

Del Gran Vals se conoce dos versiones, una construida y desaparecida en la misma época, alrededor de 1903 y otra hecha en 1905. Pieza en bronce que se encuentra en el Museo de Soumaya en México D. F.

La separación formal de los amantes en 1898, hizo que la artista se internara profundamente dentro de sus obras, un ejemplo es El Gran Vals. Bailarines que no se miran y que aunque separados se unen intensamente por sus volúmenes y cuerpos.

Encerrada luego por 30 años, no volvería a tener mucho contacto con la realidad social y artística de la época. El portal Mujeres-riot, destaca un dato reciente sobre Camille, dice:

«Recientemente han salido a la luz unos documentos encontrados en el sótano de un asilo de París en 1995 por Philippe Versapuech, investigador en historia psiquiátrica. En ellos consta el diagnóstico realizado en su día por los doctores que observaron en la paciente delirios paranoicos. Pero entre esos papeles también se encuentran cartas de la propia Claudel que denuncian con extraordinaria lucidez la dureza de su confinamiento, su soledad y el odio creciente hacia quien fue su maestro y amante».

Profunda y aguda pero también talentosa y hermosa, así fue Camille Claudel. Vivo ejemplo del amor metamorfoseado. También el cine se ha valido de dos versiones de esta controversial mujer.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × 4 =