Uno pensaría que el drama del Holocausto ya había alcanzado su propio techo, con muchas películas cayendo en sensibilidad básica para tocar fácil la fibra del espectador y del académico votante de premios. En los últimos años hemos visto películas con esa temática desafiando lo convencional, con perspectivas diferentes del estilo más galardonable. Aunque ‘El pianista’ demuestra como el tono más convencional puede dar resultados excelentes.

La música del horror

La película que puso a los altares a Roman Polanski, olvidando con mucha fuerza sus delitos pasados que precisamente evitaban que recibiese la aclamación en persona. Un destacable Adrien Brody protagoniza una de las mejores películas del francopolaco, estando disponible para ver en streaming en Netflix por tiempo limitado, con el 14 de julio como último día en el catálogo (posteriormente se podrá encontrar también en Disney+, en Filmin y en Movistar+).

Basada en la formidable historia de Wladyslaw Szpilman, un talentoso y asombroso pianista del ghetto judío de Varsovia. Su habilidad es tan reconocida que considera que será suficiente para evitar ser perseguido durante la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, este músico judío pasará varios años intentando sobrevivir en solitario y siempre rodeado por el peligro.

Polanski se anima a adaptar la autobiografía de Szpilman, que había sido censurada durante años por no amoldarse a relatos oficiales sobre el periodo de ocupación nazi. Concretamente su visión compleja sobre los judíos polacos y sobre algunos oficiales alemanes no se ajustaba al relato de crueldad total que suelen afrontar esta clase de dramas.

Esa complejidad moral parece intrigar al director, que se sale de su estilo habitual para aplicar una contención que, aunque haga más accesible el relato, no es precisamente complaciente. Ese tono de thriller que ha terminado recibiendo un adjetivo con su nombre está menos presenta y opta por un melodramatismo bien desarrollado de la mano de un Brody espléndido.

Esta confianza en la estatura del actor para poder “cargar la película sobre sus hombros” permite que el drama profundo de ‘El pianista’ funcione. Porque, observada superficialmente, podría pensarse que Polanski cae el academicismo de andar por casa, que la película pasa por todos los lugares comunes del drama del Holocausto. Pero vista, muestra que está por encima de sus elementos y está realizada con una exquisitez y emocionalidad genuinas.

En Espinof | Las mejores películas basadas en hechos reales de la historia

En Espinof | Las mejores películas de 2024

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

19 − catorce =