Quizás ‘Fallout’ quiera anotarse otra localización para su segunda temporada, porque en el corazón de Turquía, cerca de su capital y en una silenciosa, apartada y vasta zona rural legada por el fundador del país, se encuentra un lugar que es la perfecta descripción del término “liminal”.

Wonderland Eurasia, conocido en sus inicios como Turquía Ankapark, iba a ser la respuesta de Turquía a Disneyland París y el orgullo del país. Con una enorme extensión de 130 hectáreas y una red ferroviaria que lo recorrería, suponía el parque de atracciones más grande de Asia y Europa, uno que atraería el turismo local e internacional. Claro que nada de eso importa ahora porque el lugar se encuentra cerrado y abandonado.

El fin del sueño de unos pocos

wonderland eurasiawonderland eurasia

La aventura de la creación de este parque duró nada menos que siete años, desde la concepción de la idea en 2013 del por aquel entonces alcalde Melih Gökçek hasta su inauguración en 2019, el camino a la aceptación general fue arduo.

No necesitamos saber toda la situación sociopolítica del país en aquel momento, pero sí es útil conocer que Melih Gökçek formaba parte del Partido de la Justicia y el Desarrollo. Un partido de derechas turco especialmente preocupado por el desarrollo económico del país. Tras haber ganado cuatro veces seguidas las elecciones como alcalde (un récord en el país) Gökçek se sentía cómodo como para emprenderse en otro hito histórico: el Disneyland turco.

Sin embargo, su sueño se encontró con resistencias desde el primer día. Ocupar una tierra de tanta importancia para el país con ese fin se sentía como algo superfluo para muchos. Este discurso estaba avivado por la oposición principal en aquel momento: Mansur Yavas, líder del Partido Republicano del Pueblo, y un partido de izquierdas que acusaba al alcalde no solo de mancillar una tierra sagrada, sino de dispendio, y de cómo el parque era símbolo de la corrupción del partido.

wonderland eurasia extromowonderland eurasia extromo

Rifirrafes políticos no impidieron en aquel momento que las ganas por este parque se mantuvieran altas, sobre todo para la comunidad internacional. Los planes eran realmente ambiciosos. Contaba con una temática de fantasía y naturaleza grandilocuente, con 17 montañas rusas, impresionantes estatuas de dinosaurios, robots y muchas más criaturas y con hasta 13 enormes carpas llena de pequeñas atracciones y sitios de ocio y restauración, el tamaño de este complejo era algo que pocos podían igualar.

Pero un traspiés logístico de última hora, sumado a lo mucho que estaba pesando arrastrar la patata caliente que suponía esta iniciativa a nivel político, acabó echándolo todo por la borda. El parque se inauguró en 2019 antes de tiempo, con algunas atracciones principales sin funcionar, algunos baños aún sin terminar y una montaña rusa que se rompió a los dos días de abrir.

wonderlandwonderland

En 2020, con una reputación cuestionable, la llegada del COVID y un gasto descomunal de unos 800 millones de euros al cambio ni de lejos recuperado, Wonderland Eurasia decidió cerrarse de forma definitiva. El encargado de hacerlo fue Mansur Yavas, el nuevo alcalde y antiguo oponente de Gökçek.

En la actualidad, este sueño roto queda como anécdota para extranjeros y como sitio de pillaje para locales, con algunos que van específicamente en busca de cables y otras partes reciclables. Algunas imágenes del lugar en la actualidad emanan un aura inquietante, con muchas de las estatuas prácticamente intactas, algunos edificios derruidos, y comida deteriorándose en las neveras. En la últimas encuestas que se le hizo a los ciudadanos turcos sobre el lugar, la mayoría declaró que quería que el sitio volviera a convertirse en una zona verde.

Imágenes: Explomo

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

10 − diez =