Después de rasgamientos de vestiduras colectivos, de dudas y de ira tras conocer que Henry Cavill colgaría la capa y las botas de Superman para abrir paso a David Corenswet en la nueva etapa cinematográfica del héroe, parece que las cosas se han calmado un poco. La primera imagen del actor en la piel del superhéroe bajo las órdenes de James Gunn ha hecho que muchos —no todos— recuperen la confianza en el futuro de un personaje que tuvo muchos novios en el pasado.

Algunos tuvieron muchísima repercusión, como es el caso de Nicolas Cage y su fallido Kal-El melenudo de ‘Superman Lives’ —que terminó viendo la luz en una versión horrenda CGI en ‘Flash’— mientras que, otros, han permanecido en un segundo plano, y uno de los más sorprendentes es nada más y nada menos que el tristemente desaparecido Paul Walker.

Superman < Familia

Para conocer la historia de la estrella de la saga ‘Fast & Furious’ y su infructuosa aproximación al universo DC tenemos que remontarnos al a principios de la década de los 2000, cuando se estaba planteando el reinicio cinematográfico de la franquicia que terminará desembocando en la ‘Superman Returns’ de Bryan Singer, protagonizada por Brandon Routh.

Según contaron Matt Luber y Oakley Lehman, manager y doble de acción del actor respectivamente, en el documental ‘I Am Paul Walker’ —vía Deadline—, el intérprete rechazó una oferta multimillonaria para ponerse la capa roja. Así explicaron la situación:

«[Paul] estaba haciendo pruebas de cámara para Superman. Creo que fue un acuerdo de 10 millones de dólares, y era el principal candidato. Estaba dispuesto y sé que había estado pensando en ello. Yo sabía que no quería hacer tres o cuatro películas de Superman y ser Superman durante el resto de su vida».

Tal y como asegura Luber, Walker estaba en una prueba de cámara y vestuario cuando decidió que aquello no estaba hecho para él:

«‘Tengo una S encima, tengo una capa, botas, mallas… esto no es para mí. Me piro. Tengo que irme, que os jodan’. Y se fue».

En el año 2003, durante una entrevista con el Chicago Sun-Times, Walker ya dio detalles sobre por qué rechazó lo que podría haber sido un negocio redondo.

«Sí, podría haber ganado un montón de dinero con esa franquicia. Probablemente podría haber comprado mi propia flota de aviones o mi propia isla. ¿Sabes qué? No lo necesito. Mi marca favorita de zapatillas para correr cuesta 23 dólares. Rara vez pago más de $40 por mis vaqueros. Añade una camiseta y eso me cuesta 20 dólares o 10 si la compro en la playa. No necesito un montón de dinero para manejar ese estilo de vida».

En Espinof | Las mejores películas de 2024

En Espinof | Todas las películas del Universo Extendido de DC, ordenadas de peor a mejor

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciseis − 2 =